Prosa de la resistencia

Nado entre metáforas, mientras agradezco este papel, esta tinta, la hoja y mi mano. En este momento no preciso nada más. Entretanto, se vende un país, nuestro país. Varios, un poco avergonzados, atinamos a sobrevivir, con intentos de resistencia, en una épica que se desmorona ante cada nuevo embate. Ante cada caída, otra vez levantamos los trapos y rehacemos las chozas del aguante. Aunque la trinchera sea de palabras, o nada más que nuestro cuerpo en las calles.

Juana Trosni.

Podés enviar tus prosas o poemas a somospoetasperonistas@gmail.com.

Entrepueblos, poesía de Nuestra América

Entrepueblos (Edulp, 2018) se propone expresar el espíritu latinoamericano a través de una polifonía poética. La antología cuenta con treinta y tres autores de nueve países de América Latina, que despliegan su poesía en sus más de cien páginas (que además contienen versiones bilingües de poemas en portugués -en su versión original- y su traducción al español). El libro es el resultado de un trabajo colectivo de poetas, artistas visuales y editores, que pusieron las manos a la obra en la misma sintonía para lograr que comulguen armoniosamente esas voces que sueñan con una Patria Grande.


La poesía es un arma cargada de futuro, escribió Gabriel Celaya con
fervor amoroso.
La poesía es la herramienta de la hermosura para decir la Patria, para
sostenerla con ternura cuando el dolor acecha y la esperanza pende
de un hilo al borde de la historia.
O para decir su nombre con el verbo encendido y compartir su pan
amasado por miles de manos laboriosas.
Esa poesía, la que no sube al Parnaso sino que baja a lo hondo del
corazón del pueblo y planta sus raíces en sus interminables luchas
no se rinde ni se vende.
No se mancha ni se calla.
Ver en este libro reunida a nuestra América, en tan valiosa trova, nos
colma de alegría definitivamente (…)“.

Teresa Parodi (fragmento del prólogo).

Selección de poemas:

Mi Senda Indígena
Quizás todo conjugaría – todo –
Túpac Katari, Bartolina Sisa,
tal vez, la vida con su sentido busque un
justificativo de asociación íntima.
¿Cómo entender el escudo de todas las luchas?
Tupac Amaru, Tomás Katari y todo trajinador.
En edades y nacionalidades indígenas,
la búsqueda de restitución de tierra se afinca,
en zapatos, en medias,
en Bayeta, en Abarcas,
en fuego y adrenalina.
Unos hombres escribiendo los detalles,
la Colonialidad trastocada, como piedras sin orden.
Las horas han de despertar
en la almohada de cada Latinoamericano,
dejando un marcador y agujas de marca revolucionaria
extrañamente irrefrenable.
Con la luz del observatorio humano,
con los soles y las lunas amplificadas.
Extrañamente incontenible.

Dante Luis Escobar Alconcé (La Paz, 1989). Abogado y activista. Fue Director
de la Juventud del Estado Plurinacional de Bolivia (2015) e impulsor de la Ley
de la Juventud Boliviana. Maestrante en Derecho Constitucional y Derecho
Procesal Constitucional por la Universidad de la Comunidad Andina “Simón
Bolívar” y estudiante de Sociología. Publicó investigaciones en la Revista de
Análisis Político “La Migraña” (2012).

Cambio una marcha por más vida

Cambio una marcha por más vida
no quiero un trueque de imposiciones
me opongo a canjear las formas de juicio,
quiero emancipar lo bueno de sus envases,
exijo una libertad deforme.
No quiero alquilar mis elecciones a un dogma,
no quiero una disputa de furias,
no seamos mártires de un traspaso de monopolios,
de una puja entre poderes a quien rendir tributo;
que no se trate de permutar una muerte por otra.
Cambio el miedo por respeto
más respeto
más respeto por favor.
Rechazo un mundo que nos piense en cupos,
pido una oportunidad para ser iguales.
Quiero convertir los gritos en carcajadas,
propongo un abrazo donde ahora hay competencia,
cambiar el egoísmo por un triunfo colectivo.
Quiero sacar el adhesivo a las etiquetas,
que resbalen en la piel hasta que caigan,
preguntar en vez de hablar sin saber.
Propongo una donación de oídos,
un retiro de la hipocresía.
Se me antojan más palabras,
una clase de escucha,
un seminario de aceptación.
Deseo poder decir NO sin morir,
quiero decir NO sin perder el cuerpo;
Aspiro a decir SI y valer lo mismo.
Cambio una pose por un gesto,
que caigan los criminales que nos desgarraron
curarme de las invasiones que nunca quise pasar,
cambio una marcha por más vida.


Patricia González López (Capital Federal, 1986). Escritora. Licenciada en
Relaciones Públicas. Maestrando en comunicación, cultura y discursos mediáticos.
Investigadora de UNLaM. Participó en diversas antologías de poesía.
Publicó los libros Indecible (Milena Caserola, 2009), Dos de Azúcar (Narrativa.
Milena Caserola, 2010), Maldad, cantidad necesaria (Milena Caserola-Llanto
de Mudo, 2013) y Doliente (Cospel, 2016). Compiló el libro Esto Pasa. Poesía
en Buenos Aires (Llanto de Mudo, 2015).

La marcha de los estudiantes
Algo llevó mis ojos
a observar
y todos eran más jóvenes
que yo.
Algo me recuerdan sus máscaras antigases
Las matracas Los lanza aguas Las botas negras
Los escudos transparentes Los mercenarios
Las alambradas Los bastones eléctricos
Las balas Las de caucho Las en la carne
Los atrapadores Las calles en humo El grito
La consigna Los pañuelos La sal El limón
Las sirenas Las alarmas Las ambulancias
Los vehículos camuflados Las patadas
Los periodistas Las cámaras de la policía
Las vitrinas entabladas Las lacrimógenas
Los tanques Los aviones Los uniformes
Los sindicalistas encuadrados Los cascos
Los carros blindados Los derechos humanos
Las barricadas Los índices pacifistas
Los políticos partidos Los quebrados por la vida
La mariguana Los discursos Los cortes de luz
Las alianzas con moco La espera de la solidaridad
El movimiento de los lápices Las tomas de la mano
Los clichés Los populistas La contracultura
Los cordones traicionados Las cuerdas en las manos
La caminata El tren La marcha La manifestación
Las banderas Los póster Los murales La emboscada
72
El amigo El compañero El hombre nuevo El humano
Hasta luego Hasta siempre Hasta la victoria
este cuerpo ya más pesado Y mis poemas
comprometidos en aprender de estos jóvenes.

 

Alfredo Lavergne (Valparaíso, Chile, 1951). Poeta y escritor. Emigró a Canadá en 1975, donde publicó en diferentes medios literarios. Se sumó al estudio de la poesía quebequense, de la obra huidobriana (creacionismo), al haiku (poesía japonesa) y a la creación literaria. Colabora en revistas especializadas, festivales y periódicos. Retornó a Santiago de Chile en 2005, donde actualmente reside. Su obra ha sido incluida en diversas antologías y revistas. Ha publicado once libros de poesía en castellano, tres bilingües en idioma castellano-francés y una novela corta


Ya podés conseguir Entrepueblos en:

  • Librería Norte: Av. Gral. Las Heras 2225, CABA
  • Colastiné Libros: Mendoza 2620, CABA
  • EDULP (Editorial de la Universidad de la Plata): Calle 47 380, Centro, La Plata
    Precio: $400.

 

Más info: https://www.eternacadencia.com.ar/blog/libreria/poesia/item/entrepueblos-poesia-de-nuestra-america.html

unnamed_1_de40783053d2790e40d8bc510e006eac

Alfredo Carlino, el poeta peronista

Hoy se fue Alfredo Carlino, un poeta peronista de la primera hora. Un poeta que vivió el 17 de octubre a flor de piel, en vivo y en directo, en 1945, y que lo transmitía a las nuevas generaciones con una precisión y una calidez que sólo podían ser de un verdadero compañero peronista. Tuvimos la suerte de compartir charlas con él, en las que fue generoso y humilde.

Hasta la victoria siempre, Carlino. Gracias por la poesía.

A continuación, compartimos unos poemas suyos, porque además de recordarlo, un buen homenaje es leerlo.

Carlino2R.jpgLA MUCHACHA DEL 17

Su nombre me llegó
como un tumulto.
Era casi un niño y militaba.
Su nombre me estallo detrás de la aurora
Era de madrugada en Buenos Aires,
el calor nos golpeaba y la pasión preparaba su incendio.
Iba a darse el día,
Fruta embarazado, de pie y para siempre.
Íbamos a inventarlo todo.
La muchedumbre,
aquella muchacha en el deseo,
el coronel para siempre.
Contarles a los otros,
Durante mi vida,
Como fue, lo que fue, en la eternidad.
Iba a darse el día y sería 17
y no sabíamos nada.
Ella me llego desde la lucha.
Ella, con sus ojos banderas
y su piel de alondra.
Ella, cantaba Como una llamarada
hasta herir el espacio.
Me llegó desde la sangre,
con la muerte Passaponti,
esa mutilada adolescencia que soñaba.
Me llegó desde el aire y el Canto,
desde la bronca y la herida,
desde la vida y la muerte,
desde la eterna ternura revolucionaria,
tan llena de amor,
tan llena de guitarras,
de palomas y vidalas,
de viejas haraposas,
de viejos, imposible dormir en la calle.
me llegó invicta, memorial y victoriosa.
Me llego sin saberlo,
era la historia
y uno participó como si nada.
me llegó como todo,
en el tumulto de la calle
yen medio de la lucha.
linda y total, vestida de estrellas,
de violines en su rostro.
Vital de odios,
porque amaba, tanto y tanto a su pueblo.
Me llegó con sus soles,
sus gestos, sus todos.
Nunca la pureza tuvo mas identidad,
que en su bello nombre.
Su ternura sigue creciendo
y contiene la misma rebeldía.
Ella, la invicta, muchacha del 17,
fue después eternamente nuestra,
aún flamea en la multitud
y sigue cantando
como una llamarada.


¡ AQUELLOS OBREROS !

A mis queridos amigos  y compañeros

Andrés Framini y Sebastián Borro

 

Aquellos obreros de 1955

que abdicaron de ser rey hogareño

para ser militantes de una causa perdida.

 

Aquellos muchachos, que en lo más oscuro

entrevieron la luz a la distancia.

aquellos que abrumados

por los halcones de la traición honda,

se largaron como ángeles

a las largas utopías

al sueño simplemente del retorno.

aquella mocedad de mitad del 50 hasta el 73,

que soñaron, sufrieron,

y fueron la sonrisa y canto  de un pueblo.

 

Aquellos obreros conscientes

de sus utopías triunfales.

hoy yacen en silencio

sin recuerdos

mordidos por el polvo del agravio.

 

Aquellos que tanto hicieron

se los fueron comiendo lentamente

los nuevos neptunos

que los fantasmas de la historia traen.

 

Aquellos héroes y mártires

yacen en el polvo

de la complicidad del silencio.

aquellos verdaderos héroes

están tapados por los infatuados menesterosos,

de un poder que no existe,

ostentan ser el todo

sin darse cuenta que son la nada.

aquellos que el olvido no ha llegado a enterrar del todo

serán siempre recordados en la poesía

y en la abuelitud de los que fueron la gesta.

  • Foto: Mariano Armagno.
  •  Fuente  http://www.archivoinfojus.gob.ar/nacionales/carlino-el-poeta-que-estuvo-en-las-listas-negras-de-tres-dictaduras-2524.html