13934589_386690098121996_8031562439086614626_n

Decir Trelew, poema de Marco Teruggi

El próximo lunes 22 de agosto se cumplen 44 años del fusilamiento en la Base Aeronaval Almirante Zar de 16 miembros de distintas organizaciones políticas, peronistas y de izquierda, que habían sido recapturados luego de escaparse del penal de Rawson. Estos hechos son conocidos como la Masacre de Trelew.

El 15 de octubre de 2012, el Tribunal Federal de Comodoro Rivadavia resolvió condenar a prisión perpetua a Emilio Del Real, Luis Sosa y Carlos Marandino como autores de 16 homicidios y tres tentativas, así como declarar a los crímenes cometidos de lesa humanidad.

Compartimos un poema del poeta Marco Teruggi en esta ocasión, como un homenaje a las víctimas, que estarán siempre presentes en la memoria y el corazón de los argentinos.


Decir Trelew

Un poeta esperaba que desde nosotros sonrieran ellos
había mirado durante días el rostro
de Ana María
José Ricardo
o Rubén
estaba seguro al escribirlo
debía tener algo de la noche agarrada en la mano
sintiendo que no importaba el agua arrastrando cada vez más pesada
porque al final
sería a través de nosotros
no de él
ni del otro poeta que a esa hora también estaba frente a su máquina
deseando la justicia montonera
que cada capitán sosa
estuviera detrás de puertas de metal
o con metal en la mirada quieta
lejos de todo cielo de trelew o buenos aires
fueron tantos los poetas que en esas tardes se sentaron
trayendo el último silencio de la patagonia
a su mesa
pensando en nosotros
que vendríamos con las sonrisas de María Angélica o Mariano
y más que las sonrisas
la forma de volar de una época
de mirar las cosas como quien dice el mundo debe ser otro
busca hacerlo otro
y nombra a su hija Ana Libertad o Clara Anahí
sin importar todo el agosto de rawson
por eso quemaron las máquinas
en ellas los dedos y las hojas
hasta el final
dejando a salvo palabras como
tierra callecitas cigarrillosfontanares
guardando la idea del pájaro en el exilio la caída y la resistencia
de ellos los poemas de esas tardes
que pedían por los dieciséis
jurados a vencer o morir
por la fuga
la argentina
lo que vendría para este hoy que intentamos
sentándonos como sudeste frente a la mesa
trayendo nuevos silencios
promesas limpias
algo de aquellas frases
que no pudieron terminar
hechos de la verdad de cada agosto que entró
en nuestras casas nuestro hambre
la manera de mirar lo lejos de la pampa
en la búsqueda siempre como piedra de nuestra poesía
aquella que nunca se detuvo
desde que la vida aprendió
entre otras noches
a decir trelew.

Sobre el autor

Marco Teruggi nació en París en 1984. En el 2003 regresó a Argentina, de donde es su familia. Ahí estudió Sociología, militó en derechos humanos y en movimientos populares. Desde el 2013 vive en Venezuela donde trabaja como cronista. Publicó su primer poemario Siempre regreso al pie del árbol(El Colectivo, 2012), Días Fundados (editorial Puño y Letra en conjunto con la editorial El Perro y la Rana, de Venezuela). Integra las antologías La Plata Spoon River (Libros de la Talita Dorada, 2014) y Trelew ,una ardiente memoria (Ediciones La Llamarada, 2015). Publicó su libro de crónicas Donde Chávez vive (Editorial Sudestada, 2015). Colabora en los portales Resumen Latinoamericano, Notas, Contrahegemonía, La Tecl@ Eñe, Revista Anfibia, y la revista Sudestada.

Foto: Majo Malvares

JornadaMilagro_21

Jornada de arte por la liberación de Milagro Sala y todos los presos políticos

Desde el colectivo de artistas “Poetas Peronistas”, surgió la iniciativa de realizar una jornada de arte para pedir por la liberación de la militante social Milagro Sala, detenida injustamente en Jujuy desde enero de este año. La actividad se realizó este sábado 13 de agosto desde las 14 a en el Centro Cultural “Los Chisperos”, ubicado en San Lorenzo 365 (CABA).

Con lecturas de poesía dedicadas a la referente de la Tupac Amaru, una muestra de fotos de la campaña “Todos somos Milagro”, a cargo de la fotoperiodista Majo Malvares, y música de Olga Marcela Farías, nos propusimos visibilizar esta detención y a exigir la inmediata liberación de los compañeros presos. Además, hubo pintura en vivo de Milena Orsingher.

Se vendieron postales con fotografías de la muestra y textos seleccionados en base a la convocatoria de poemas en las redes sociales. El dinero recaudado se destinará al fondo de lucha del Comité por la liberación de Milagro Sala.

Fotos: Marìa Josè Malvares Photos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IV Entrega de “Poemas a Milagro Sala”

postal_01.jpgPara Milagro Sala

Nomás de arranque hay que decir
Ningún milagro: todo ha sido
Poner el hombro
Desde tu nombre se amedrentan
Las antesalas del dolor
No conozco Jujuy pero lo veo en tus ojos
Ni falta hace ser poeta para
Escribir lo que dicta el viento
Somos prisioneros en la tristeza de tu rostro
Yo quisiera arrancarme los pies
Para pisar tu camino liberado
Negra
Parece la esperanza sobre el rojo de los cerros
En la Puna un puma nos espera
Así damos lucha
aunque no lo parezca
Por ahora
Como Jujuyes nuestra resistencia
 Nuestro corazón 
Hugo Luna

No perdonan

No perdonan
El darle voz a los siempre silenciados
No perdonan
El darle prioridad a los siempre postergados
No perdonan
El darle derechos a los siempre desprotegidos
No perdonan
El color de piel, el ser mujer
No perdonan
El reclamo sin descanso de un pueblo organizado que la espera.

Anabella Luz Della Longa (Mendoza). Periodista en formación, peronista y feminista.


EL SOL DE UN PUEBLO QUE NECESITA MILAGROS

El sol del inca cayó bajo un manto de oscura injusticia
¿Acaso sería justo encerrar los sueños de un pueblo?
Los sueños que crecieron con tus pasos
Los brazos que nunca se bajaron
Las sonrisas de un pueblo que encontró una boca en tu presencia.
Serán grandes los guardianes que proclaman la injusticia pero no saben que el pueblo sabe romper cadenas.
El sol norteño quemará nuestra piel
El viento nos traerá alivio
La lluvia nace en los ojos de tu pueblo que lucha por tu causa justa.
Eternos serán aquellos que arriesguen su propia vida por la felicidad del pueblo

Alejandro Foletti (La Matanza, Virrey del Pino).


“…me tendrán en su memoria

    para siempre mis paisanos…”
           M. Fierro  

 Mateando                                                                                         

 “Malo soy io pa’l castiia
Io hablo solo lengua mia.
Hace tiempo agüelo via
crecer árbol y animal.
En tierra suia sin mal
con paisanos el vevía…
 
Dipé vino gringo y dijo
‘este campo lo he comprao’.
Agüelo puso enojao
porque campo era de él
 de otra gente de aquel
paisano conglomerao.
 
Pero gringo jué a buscar
a melicos y gendarmes.
Vino dipés a dejarle
a mi agüelo aquel papel
ande dicía, sigún él,
que de allí debía sacarle.
 
Agüelo jué manoteao
por dos gendarme grandotes.
Como güen hombre chorote
les japapeó a los melicos.
Pero un palo n’el hocico
lo dejó tirao n’el lote.
 
Ia sin nada por hacer
mi gente se alzó las chozas.
Angarró las pocas cosas
de valor que ahí tenía
y se jué a andar noche y día
humiiada y dolorosa.
 
Por fin ladeando el tewak
toldos nuevos levantó
y enseguida se ordenó
pa’ conseguirse el sustento.
Y en el tewak y al momento
sábalo y bagre pescó.
 
Ansí comenzó la vida
pa’ mi gente dende aí.
En ese lugar crecí
y tengo mucha memoria
pa’ recordar las historias
que en la misiones viví.
 
La Merced, San Luis, La Paz,
Pozo El Tigre, La Curvita
Santa María y Merce Chica
Santa Vitoria y La Gracia
son recuerdos de mi enfancia
en esa tierra maldita.
 
Iamm Iookwaja, si compadres
chorote de mi tewak
que Pilcomaio he’i iamar
pa’ que toditos compriendan
ia que tewakthlele, en lengua,
es hombre del rio a la par.
 
Muchas veces sentí hablar
a mi tata y mis agüelos
de sus grandes disconsuelos
por la falta de trabajo.
Solo meseria y andrajos
ricuerdo io de ese suelo.
 
En el tiempo de la zafra
venía abajeño a decir
que al ingenio había que dir
San Martín del Tabacal.
Que ahí se acabaría el mal
y habría pan pa’ repetir.
 
Con mih agüelos y tatas
jui  varias vece al lugar.
Dipé de andar y de andar
a pie muy grande distancia
iegábamos a una estancia
a pasar hambre y sudar.
 
‘No hay caso con tanto esjuerzo’
comentaban al volver.
Dipé de ese padecer
de trabajar bajo el sol
al terminar la labor
eran mas pobres que aier.
 
Solo algunas moneditas
nos tiraba ese patrón.
Y nos cobraba ración
que debía darnos por ley.
Igual que al burro o al güey
nos trataba ese ladrón.
 
Con changuitos y mujeres
dibamos pa’iá cada año.
Al volver era mas daño
el que habíamos contraído
que lo poquito otenido:
moneditas y algún paño.
 
Al final ia no hubo caso
de andar por esos lugares.
Uno sudaba de amares
para ganar un jornal
que no balanciaba el mal
pasao en esos solares.
 
Entonces mi gente quiso
comerciar con el pescao.
Consiguieron güen mercao
en Bolivia y Tartagal
y una chatita normal
pa’ aligerar el mandao.
 
Dos meses vivimos bien
vindiendo nuestro sustento.
Más dos pícaros mugrientos
que andaban también vindiendo
al ver su negocio rengo
nos cuchillaron el tiento.
 
Se comportaron mesmito
estos dos gringos que ratas.
Nos arruinaron la chata
una tarde que iovía…
quejamos Gendarmería
pudimos salir…a gatas.
 
Entonces hubo otra vez
que ajustarse el centurón.
El hambre se hizo ración
cotidiana pa’l chorote
por mal de costao un lote
de changuitos jué al cajón.
 
Aura pasamos pescando
y comiendo el día los peces.
Sobrevevimos a veces
con algarroba y lagartos
pero ya estamos muy hartos
de esta vida y sus reveses.
 
Pa’ colmo vino un dotor
hace poco a este poblao
hizo poner un tablao
y un mecrófono en Vitoria
y nos usó pa’ la noria
de su interés, el malvao.
 
Antes de hablar nos detuvo
un día y medio en un galpón
este dotor compadrón
que a cada rato dicía:
‘si usté vota lista mía
yo le’hei de trair solución’.
 
Ansí debajo el tinglao
armamos un gran jogón
para matear en montón
esperando el ato ese.
Estábamos como peces
augaos en un fuentón.
 
Hombres grandes y mujeres
viejos, mocitos y changos
bailamos aquel fandango
tocao por el dotor
que habló de paz y de amor
de comida y nuevos ranchos.
 
Cuando hubo de terminar
quiso armar la clientela.
Nos dio pan y martadela
a toditos pa’ comer
y nos dijo: ‘ hei de golver
pa’ trair azúcar y velas’.
Mi gente sonrió y sonrió
al dotor cuando se iba.
Más por dentro andaba altiva
ante tanto promesero
que dipé haría su enero
con nuestro cuero hecho tiras.
 
Al final nos decidimos
dipé de esa gran reunión
a no votar a patrón
ni a dotor ni a militar
y a ponernos a peliar
pa’ arreglar nuestra cuestión.
 
Ansí iegamos acá
pa’ sumarnos a esta juerza.
Al indio no hay quien lo tuerza
cuando presenta pelea.
No recula ante  quien sea
y aunque el cueio le retuerza.
 
Somos mansos y tranquilos
pero sabemos ser fieros.
Conocemos entreveros
al vivir entreveraos
siempre a palos, mal miraos
manoseaos, prisioneros…
 
 
                                   ¡IIUUJJJUUU gritamos ahora nuestra consigna de guerra
 
                                    nuestras hembras serán perras, nojotros  seremos tigres
                                    pelearemos pa’ ser libres, los indios en nuestra tierra!
 
 
                                                                         5 de mayo de 1989

Jorge Luis Ubertalli Ombrelli (Buenos Aires)postal_04.jpg


III Entrega: “Poemas a Milagro Sala”

XVI

Porque llovemos
y sangramos
hay un peligro
en las mujeres,
en nuestra hechura, ¡ay,
de nosotras!
Llevamos el agua
a los rincones, traemos el rocío.
Comerciamos humedades
con nuestras sombras.
Y, somos el verde que brota
en la arena. Somos
la carne sin medida,
las negras, las indias
las putas, la sospecha
por la que se comete el delito.
Somos el aire,
somos la casa de leche
y de nosotras
te alimentaste. Tu odio
pretende llevarnos
enjauladas como pájaros,
pero, mientras vos librás tu guerra
y destruís las libertades,
nosotras, las del agua,
las peligrosas, acampamos en la noche
del vientre, bailamos en el fuego,
nosotras, las de la tierra,
hacemos pan del milagro.

Flor Codagnone (CABA).postal_03 (1).jpg


Poema

Cierro los ojos, pienso
Milagro Sala sigue
encarcelada.
La imagino sin agua
en el peor frío
con su mirada firme,
la dignidad intacta,
frente a frente
los verdugos.
El horror se naturaliza
la verdad se permuta
y se extingue la noticia.
Abro los ojos, pienso
Milagro Sala sigue
encarcelada.
La imagino una mañana
libre
bajo un sol sin barrotes,
esa canción
que es de todos
y codo a codo
sus compañeros.
Cada día que pasa
pienso
la cuestión es qué hago
entre el sueño y el parpadeo.

Sol Giles (Libertad, CABA).postal_02.jpg


PASOS FIRMES

Puedo volver, siguiendo esos pasos firmes, bravos con coraje,
pasos que golpean y hacen eco en los humanizados corazones luchadores.

Puedo renacer entre los vientos, oyendo esos pasos firmes,
que caminan a buenos rumbos, que construyen lo que por tiempo se había perdido,
ese amor por el pueblo, ese amor por los niños.

Puedo seguir creyendo en tu fuego, porque encendiste en mis sueños nueva esperanza,
porque tus pasos queman y hacen nuevos sentidos.

Puedo luchar por tu libertad, como lo hiciste por tu pueblo herido,
porque esos pasos firmes llenos de amor, hicieron eco en mi mente
y ese fuego apasionado ya no me deja detenerme.

Daniel Maty Chavez (Rosario, Santa Fe).


Ilusión…

encierro castigo arrepentimiento
son palabras de traiciones
y de controles
que nunca ganaron
por que nadie
recuerda a los carceleros
por qué nadie recuerda
a los gobiernos represivos y perseguidores
si a las milagros
que se juegan
por la dignidad popular
sin importar lo que les pase
entregando su ser completo
una milagro
que creen que han encarcelado
y no se dan cuenta
que se han encerrado ellos mismos
en las páginas
de lo que se leerá en no más de 20 años
y un pueblo que nunca dejara de luchar
por la soberanía
por la independencia
por la justicia social
milagro no está presa
es libre en la lucha popular
en el sueño de cada compañero
en el plato de comida en el merendero
en la realidad de la vivienda digna
en la escuela que sueña con los pibes
milagro no está presa
está en los centros de salud
donde se atienden las compañeras
está en los clubes deportivos
donde los pibes crecen sanos
milagro no está presa
está en las calles gritando libertad
está en las organizaciones populares
está en las piletas aprendiendo a nadar
está en todas las manos compañeras
encierro castigo arrepentimiento
son ilusiones conservadoras
que ya perdieron hace rato
porque todos somos milagro
que se hacen pan
que se hacen verdad
que se hacen pueblo.

Alexis Alejo Medina (La Matanza, Buenos Aires).


Negras
Yeguas
Putas
Locas
Pobres, creen que nos insultan
Pero somos bandera.
Somos, primera persona
Somos, plural.
Somos bandera.

Analía Medina.

Segunda entrega de “Poemas a Milagro Sala”

Convocamos a escribir poemas que sensibilicen y concienticen sobre la persecución política a Milagro Sala y su injusta detención en Jujuy, ocurrida en enero de este año.

Envianos tu texto a somospoetasperonistas@gmail.com con nombre y apellido o pseudónimo, y localidad. Puede ser seleccionado para publicarse en este portal.

Esta es la segunda entrega, que consta de ocho poemas y autores de distintos puntos del país. ¡Muchas gracias a todos los que participaron!postal_10


MILAGRO SALA, LUZ DE ESTA TIERRA

 
Te quieren lágrima, arrullo de muerte,
de muerte bien muerte,
como en los socavones de Cerro Rico.
Triturando niños, pulmones de niños y pobres hombres,
amasijando el oro del arca de los conquistadores.
Te pretenden sin alas, te quieren sin vida Milagro Sala.
Te quieren dolor, silencio de lengua cortada,
silencio bien silencio
de sepulcro de huesos podridos,
De pila de restos del genocidio indio,
Verte sin agallas,
arrastrándote como serpiente, Milagro Sala.
 
Te quieren sueño de ojos cerrados,
cerrados como cerrojos
de pueblos serviles, de pueblos vencidos
te desean cadenas, barrotes,
esclava de la ignorancia.
Volverte tierra para pisarte y arrancarte el corazón
y en pedazos entregárselo al diablo de los carnavales
 
Pero Milagro es milagro de esta tierra.
Fuerza y coraza del tiempo.
Palabra anhelante.
Grito de la montaña y de la quebrada.
Pies tras otros pies en el éxodo jujeño
y en medio de la noche mas oscura
oscura de muerte, negra noche de espanto y de ataduras
renacerá tu luz Milagro Sala.
Andrea Carrasco (CABA, 1968). Egresada en la Carrera en Ciencias Antropológicas, Facultad de Filosofía y Letras de Universidad de Buenos Aires. Docente e investigadora. Trabaja en el diseño, desarrollo y aplicación de políticas locales artísticas y culturales de inclusión social. Publicó La mirada del pasado (2010. Ed. Instituto Superior Arturo Jauretche).

postal_09.jpgMientras haya esperanza habrá fuego

Libre pastoreaba la llama
bajo radiante sol norteño
inconfundible aroma de la vid
azotada por el zonda.
Sin sobresaltos andaba el rebaño
por las huellas del camino
que adrede dejó su líder
para que no tropiecen
con las piedras plantadas.
Se puede robar a una llama
incluso todos los sentidos
hasta su dignidad
Pero no pueden robarle su pasado
Sus recuerdos y los principios
Mucho menos la voluntad del destino
que aunque no les guste
a la larga para el rebaño
jamás le será esquivo.
Mientras haya esperanza
habra fuego en la plaza
presa ella sin sentido
por el poder sin escrúpulos
Un pueblo sin miedo
le reclama a un gobierno sin rumbo
que liberen
A la querida Milagro Sala.

Franco O. Salazar


A Milagro

Naturaleza vibrante
Tierra de la Pacha
Milagro a puerta y boca cerrada
Orden establecido
Jueces solo miran hacia un vértice

Presente doloroso
Hambre, soledad
Cae la noche, hace frio
te cala los huesos
acá, en tu casa, en la de tu hermano
en el cuarto carcelario

¡Libertad, en tu cabeza!
Que planea, proyecta
mas inclusión…
Tez morena, gesto adusto
Siempre presente : Milagro
Teresa Vilas


La ilusión de la bestia

En su piel mestizada por las caricias de la historia caminan éxodos, lucen apagones. Sombras silenciadas por la imparable verborragia de las pantallas, y por la ingeniería de las finanzas que distribuyen la riqueza sobre qué decir, cómo pensar, a quién condenar (sin ley).
Ni aquí ni allá exhiben su dolor.
Las luchas fueron y son la música que da canción a sus letras, a sus banderas de la dignidad hecha de telas y más telas originarias que han devuelto a su tribu viviendas.
Suspendió la maldición de creer en un blanco puro, recetas de la doctrinas de las razas. Ayudó a que se abrieran miles de casas en el barrio nuevo de los cuerpos habitados de los sin voz
Es de las mujeres que parecen bordadas por la tierra. Supo levantarse del piso y a los ojos de algunos hombres desafió.
Esos canallas de siempre, Esos milicos de siempre, Esos burócratas eternos, disfrazados de siempre.
Pero ella decía “no son para siempre” y la encerraron por negra, por mujer, por copar de leche el hambre de la Infancia hambrienta y hambreada. Infancia de quienes sonrieron durante el tiempo que esa leche los endulzó.
Detenida es presa de la caza de los insaciables.
Nació en los carnavales del diablo. Donde las tradiciones bailan en el viento, donde las redes de la fiesta aprietan la garganta hasta dejarte sin aliento. Aliento ahora callado por querer un mundo no desigualado por la razón de las bestias.
El poder no le perdona haberlos cuestionado, mirarlos a los ojos. Esos ojos, lo suyos, que pese a estar ulcerados por las rayas de acero, no podrán dejar de ser libres.
Libres para concebir la justicia social, para señalar el hurto de la nueva fase colonial
Para afirmar, que no fue ni magia ni fue un milagro. Fue la militancia: libertad a Milagro Sala, quiero decir libertad libertad libertad.

Sueñero


postal_08.jpgTANGO MILAGRO

Tengo una Milagro prendida entre mis alas

Salgo vago
vuelo
lejos de mi casa
llego a un pueblo de cuatros casitas al norte
y soy Gardel
más solo que Gardel
cantando en la plaza de Tilcara

Yo tengo una Milagro prendida a mi lengua lejana

Me gustaría cantar un tango con ella
Sería divertido
no?
le diría:
mirá, yo vivo en Barracas
quiero componer un tango para vos
y ahí va
lo cantamos!

Vuelo
hasta llegar a un hospital de la Tupac
con esta gripe que tengo
con esta bronquitis del diablo
para pedir un turno y ser atendido
por un médico compañero
y no estar haciendo fila
en las mortandades de esta ciudad
en hospitales caídos a pedazos
viendo morir otra vez al Nacho y a la Ine
en medio de tantos vagabundos tristes.

Viejo, quiero cantar con ella
aunque sea un ratito
allá
por esas calles que siempre
terminan en un merendero
en un club
en esos piletones con millones de pibes
sonriendo.

Quiero
con esta Milagro que llevo en la garganta
que nos dejen en paz
que nos liberen

Vuelo
Hasta el atardecer de su voz en una plaza
y las banderas.

Miguel Martinez Naón


La libertad es obligatoria

No podés tapar el sol
con un dedo.
La libertad
se hace carne
sangre
lucha
fuego.
La libertad lleva en sus alas
los nombres
(muchos, miles, todos)
de los que no han dejado
ni dejarán jamás
de velar por ella.
Mientras haya alguien
que no pueda gritar
su verdad al viento
habrá más nombres escritos
pero uno solo
por sobre tantos
será como un sello
de estos tiempos.
Milagro libertad
Milagro pobreza
Milagro y el sueño
de la Patria Grande
Justa, soberana…
Y en libertad.

Sandra Verónica (Caseros, Buenos Aires).


Dicentenario

Hoy
el amo juega al esclavo.

La parafernalia del infierno se hace limbo,
retrocediendo añares incontables,
como en los cuentos del Quijote.

Y mientras, ellos
inflan globos de colores…
Un pibe más muere en la calle
de tristeza,
(porque no puede seguir estudiando
o a la profe de tango le cerraron el centro cultural).

Mientras se regocijan de justicieros,
(por mera paja intelectual)
la gente sale a la calle a manifestarse y se hace escuchar,
aunque no te lo muestren.

Mientras, ella
sigue presa hace meses,
en condiciones inhumanas,
se avala
y los represores desfilan, celebran.

Mientras, él
se burla de nuestras raíces…

Mientras, vos
sí, en serio chabón,
vos…

Mientras vos miras la tele,
yo hago poesía.

Tienen razón:
nosotros,
los artistas,
nos dedicamos al arte
(que es lo real),
y de la política,
se encargan ustedes.

Connie Sagripanti (Tucumán). Es poeta y periodista. Le apasiona tanto el vino, como las historias de amor. Trabaja en periodismo cultural desde el año 2008, colaborando con medios nacionales e internacionales. Sus poemas han sido publicados en diferentes espacios digitales y recientemente en la Antología Minúsculas de Otoño, Editorial Equinoccio (Mendoza 2016). Ha participado en eventos literarios y muestras colectivas de arte con poesía visual, instalaciones y performance. En Mendoza es parte del Grupo Literario Alas y en Tucumán de Reposera en comunicación-gestión cultural. Desde el año pasado, recita sus poemas en Roadhouse Blues concierto poético, junto al músico Sebastián Ogayar.


Explicaciones

Por tu piel también mía de cobre rasgada
que cruza rostros con despiadados inviernos
por ser libre, incluso presa.
Por el racismo que late todavía–miserable—
en los recovecos blancos de esta tierra.
Por tu cárcel fraguada de mentiras
con morales de inmoralidad manifiesta.
Por tu cicatriz de ojos originarios
que repudian sumisión y mansedumbre.
Porque no soportan tus rebeldías
similares e infernales como Güemes.
Porque sos pariente tibia de Azurduy
origen de estos 200 ensayos de Patria.
Porque sos acta de Independencia
redactada en Quechua y Aymará
(para olvido capcioso de los actuales patricios).
Porque la quena con tu voz de advertencia
No sabe de derrotas en las Quebradas puneñas
Porque somos tus conspirativos custodios
dentro y fuera de los barrotes del encierro.
Porque volveremos/ incluso en cielo jujeño/
tiempo abierto de columnas
piedra sobre piedra.
Por esas cercanías del Santo de la Higuera
y tus ojos, piedras limpias y altivas.
Juntos: amarrados de vos/ a tu nombre /
de Milagro.

Jorge Elbaum (Buenos Aires, 1961). Sociólogo, Dr. en Ciencias Económicas, periodista y poeta.