Eva, por Pablo Campos


Eva

flor nacida del pueblo

regada por la sangre traspirada del trabajador.

Eva

compañera

tu abrazo sigue entre nosotros

tu puño

tu grito

son millones de puños y gritos

que viven en el pueblo peronista.

Devota del pueblo

entregaste tu cuerpo por nosotros

entregaste tu última lagrima por los desposeídos

entregaste tu último suspiro.

 

Con tu muerte

el tiempo se detuvo

todos los corazones derramaron una lagrima

y un río de sangre nació,

ni el fuego

ni el odio

ni los macabros profetas

pudieron  desaparecerte.

 

Estas impregnada en el pueblo

en las plazas

en las fabricas

en el aire que respiramos

en el compañero anónimo.

 

Evita

fuiste, sos y serás

una puteada de esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s