Poemas al Padre Carlos Mugica

Vanesa - Comuna 1 (4)

Cuatro poetas peronistas le escriben al Padre Carlos Mugica, el padre de los pobres. Pablo Campos, Gito Minore, Natalia Molina y Natasha Deligiannis lo apersonan en palabras, acercándose la fecha de aniversario de su muerte.

Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe, (Buenos Aires, Argentina, 7 de octubre de 1930 – 11 de mayo de 1974), fue un sacerdote y profesor argentino vinculado al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y a las luchas populares de la Argentina de las décadas de 1960 y 1970.

El apostolado de Mugica se caracterizó por su «opción preferencial por los pobres». La mayor parte de su labor comunitaria tuvo lugar en la Villa 31 de Retiro, donde fundó la parroquia Cristo Obrero.

Carlos Mugica murió asesinado a balazos, después de celebrar misa en la iglesia de San Francisco Solano, en Villa Luro,en el marco del accionar delictivo de la Triple A. 

Padre, por Pablo Campos.

Te quisieron callar

Tus palabras desnudaban mentiras

Te quisieron matar

Tu presencia visibilizaba miserias

Te quisieron desaparecer

Tu recuerdo interpela criminales

Tu pecado

Abrazarlos / tocarlos

Tu pecado

ser pueblo

tu pecado

gritar

te mataron

pero / tu grito no se detuvo

era grito en los pasillos

en las casillas,

era / es grito de humildes

grito villero.

Con humilde vergüenza

Hoy, vengo a mirarte

Vengo a tocarte / a ser pueblo

vengo a gritar con ustedes.

Barro (Al padre Mujica), por Gito Minore.

Estos héroes nuestros

tienen la nobleza del barro,

en barro están forjados,

moldeados, transformados,

transmutados.

Van al barro

porque del barro vienen,

trayendo y llevando barro,

su solubilidad,

que como ellos

y sus ideas de barro,

desarman y reinventan

en otros tantos y nuevos barros.

Son el barro sublevado de la historia,

hecha barro,

empapados y confundidos

con más barro.

El barro es su currículum,

su abolengo es de barro,

su corazón

emite latidos de barro.

Sí.

Son permeables como el barro,

se hace y se deja de hacer

con ellos tantas cosas

como el barro lo permita.

Por eso,

porque son de barro,

porque son el barro,

por más que los maten,

los suiciden, los desaparezcan,

no se mueren nunca

reaparecen y salpican

barro vida,

barro amor,

barro pueblo,

barro nuestro.

Eternamente

húmedos y fértiles

nuestros héroes

nos conforman,

nos comulgan,

nos hermanan,

en una sola y misma

tierra mojada

y próspera,

que no cubre tumba

ni olvido

nunca.

Inspiración para la lucha, por Natalia Molina.

para no sacar las patas del barro

ni de la fuente

la iglesia que arde: ilumina

la que interpreta al pueblo

como el peronismo

en el que te reconociste

por ser pueblo

con el único oro que tu corazón

fuera del lujo del vaticano

y sus caridades falsas

“la felicidad no está en las cosas de uno

sino en las cosas de los demás”

decías, y en ese decir: hacías

te acribillaron y no dejaste de nacer

Carlos Mugica

Papá villero

Papá de los humildes

Papá de los grasitas

siempre ayer, por Natasha Deligiannis.

hoy donde está tu cuerpo
guardado entre corchetes
de cemento concreto
pero vos faltás hay
[no quiero contarte]
hay
[tendrías que verlo, ¡ay!]
cientos de niños
como pájaros hay,
que juegan al tobogán
en culopatín con botellas vacías,
que prometieron
ante la virgen de caacupé
que van a ser felices, ay.

queremos tanto a mugica.
si vos supieras, padre, ¡ay!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s