En la villa 31, por Víctor Cuello

Nicolás (2)
en la villa 31
1
los pasillos
(cada uno)
nos recuerdan
las palabras
de tu oración
“señor: perdoname
por haberme acostumbrado
a ver que los chicos…”
tu oración
es una cumbia
en nuestros oídos
“viste/ hermanito/ 
los vecinos y sus corazones
son claros y limpios
como los ojos de carlos”
(dice antonio)
y oculta un charco de lluvia
abajo de su sandalia izquierda
“sí/ es verdad”
(respondo)
mi bufanda señala a un perro
2
el comedor es un patio
tiene piso de tierra
no hay sillas
los fideos están flotando
en la olla
una lágrima flota
en mi cara
3
“¡hijo de puta!”
(cuentan)
fue lo último
que dijiste
al sentir
el calor
de las balas
en tu pecho
“¡hijo de puta!/ ¡hijo de puta!”
(pienso)
mientras me dicen el nombre
de quien lo hizo
4
gambetea
corre
pasa a 1/ 2/ 4
“¡pasala/ che!”
(gritan)
“¡pasala!”
el pibe
no imagina
que hace como vos
que metías para adelante
te mandabas
(a pesar de todo)
y de frente
bien de frente
por eso
carlos
por eso
Víctor Cuello, “Pajarito”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s