Más escritoras que gritan ¡#NiUnaMenos!

Esta vez escriben Yael Crivisqui, Cecilia Piastrelini, Estela Olivera Arauz, Alicia Victoria Benítez y Valeria Verona. ¡Gracias a todas por participar de la convocatoria!


Nota del editor: Hay más textos que iremos publicando después. Mandanos el tuyo, concienticemos a través de las letras, sensibilicemos: que no haya ni una chica más víctima de la violencia de género.

poetas-ni-una-menos


¡COMPAÑERO! 

Usté que no entiende

de condiciones ni

obligaciones, dígale

que amar no es un

protocolo de emociones.

Compañero, usté que se

ha sabido rebelar a la par

nuestra, dígale que no lo

hace más hombre ser

autoritario en la casa o

en la cama. Compañero,

usté que tanto elogia

nuestra autonomía, dígale

que la apropiación, asfixia.

Usté, que se sale a ganar el

mango día tras día, dígale

que coartar la independencia

económica, humilla.

Compañero, usté que

repudia la obediencia

y la disciplina para construir

una relación afectiva, dígale

que, no solo a la mujer,

a ningún ser humano

se lo deber querer adiestrar

o domar. Usté que aprecia

la libertad, dígale que no

somos una propiedad.

Compañero, para usté

que hacer el amor

es un acto de entrega

y pasión, dígale que no

pague por esclavitud sexual.

Usté, que se pone en

nuestra piel, dígale

que no nos la arranque.

Compañero, usté que se

pone en nuestro cuerpo,

dígale que respete

nuestra decisión.

Usté, que solo alza la voz

con nosotras; a usté

que le hierve la sangre

y se le parte el alma por

tanta saña.

Compañero, a usté que

se le caen las lágrimas

y se nos suma en la calle.

Usté que se siente parte

de esta lucha. Compañero

usté que es tan incondicional,

dígale: ¡NI UNA MENOS!

Por Yael Crivisqui (Córdoba, Argentina). Creativa publicitaria. Redactora. Militante de la comunicación. Es una de las editoras de la revista producida desde el Penal de San Martín, Córdoba,  “Cadáver Exquisito”: https://www.facebook.com/pages/Revista-Cad%C3%A1ver-Exquisito/278793392331796?pnref=lhc


NUNCA MÁS

Dos gemas brillaron en nuestra patria.

Dos gemas encendieron la esperanza

de un pueblo ignorado y desechado por la codicia

por aves de rapiña que corroen la alegría

que desprecian a la Patria.
La primera se llamaba como la mujer de Adán.

Puso el amor y el cuerpo, para mostrar lo que es la igualdad.

Puta, ramera, ignorante le gritaron las señoras de la alta sociedad

esas estúpidas que por excéntricas se dedicaban a la caridad

disfrutando de los lujos que los de su clase saquean a la humanidad.

Patria, pueblo, compañeros, proclamó a voz en cuello

hasta en los lujosos salones donde no querían escuchar.

Los cabecitas negras aprendieron lo que es Patria

y en la plaza sus vidas entregaron para defender su dignidad.

Entonces no lo sabían, pero ya clamaban por el Nunca Más.

Volveré y seré millones sentenció la Eva del pan

hasta que su cuerpito devastado no aguantó más.

Volveré y seré millones supo en la memoria grabar

y el pueblo que no es zonzo supo otra vez esperar.

Como dice la canción… la historia no camina marcha atrás.

Usura, entrega, guerra y terrorismo de Estado

sangre, muertos, desaparecidos, niños ultrajados

miedo, dolor y desesperanza.

Y nuevos espejitos de colores no bastaron para olvidar.

Otras mujeres lucharon por la memoria y la verdad.

A pesar de intentos arteros por las voces acallar

Patria, pueblo, compañeros, el pueblo sabe esperar.

Tanta impunidad los distrajo y el pueblo se hizo escuchar

Muchos votos de esperanza sorprendieron al rapaz

y otra vez en nuestra Patria se vislumbró la libertad.
Y otra gema brilló, pero como la muerte no descansa

a su compañero le arrebató y ocultando su dolor su coraje redobló.

Millones la eligieron una vez, y millones otra vez más

contrariándolos a ellos e iluminando a los que supieron esperar.

Cristina, la del pensamiento claro y que no se deja doblegar

Patria, pueblo, justicia, puso en la mesa del pobre todos los días el pan.

Encendió Soberanía, Patria, Pueblo, alegría y equidad.

Pero cuidado pueblo con la codicia y la oscuridad del rapaz…

Quizá hoy es el día de participar en lugar de esperar

y defender con orgullo esta melodía de la identidad.

De gritar a voz en cuello, para el pueblo ¡Nunca Más!

Por Estela Olivera Arauz (Santa Fe, Argentina). Es escritora y pertenece a la SAE – Sociedad Argentina de Escritores y Escritoras, Delegación Santa Fe. Conduce el programa “Mujeres alrededor del Fuego” en Radio Cultura, FM 94.3 que pertenece a la FARCO (Federación Argentina de Radios Comunitarias).


CASI EN SILENCIO

Casi en silencio

como sin hacer ruido

casi sin respirar

Una estrella perdida

en el Universo

buscando un lugarcito

un espacio pequeño

donde poder brillar

Casi en silencio

y dentro mío

las preguntas

no llegan a mi mente

tampoco las respuestas

El miedo está creciendo

ni siquiera hay angustia

ya no me afecta

Casi en silencio

me busco en esta larga tiniebla

¿Dónde estoy?

Por Alicia Victoria Benítez (La Matanza, Buenos Aires).  Poeta autodidacta. Pertenece al grupo de Autores de La Matanza.


ATÁVICA

soy la mujer de todas las mujeres

en mi plasma llevo los sueños heredados

las voces apagadas, los ojos vendados

las manos atadas, los corsés tiesos y prensados

soy el grito pelado, los rulos soberanos, el olor a sangre

la mata de ideas confusas que trepan por los muros

y aún más:

seré la que afloje tus genes aplastados, mujer ancestral

seré tus pies en fuga, tu pelvis nueva, la belleza de tu lóbulo frontal

tu pelo suelto, tu sexo libre, el ruido de tus pasos al caminar

correré el velo pesado que cubre tu deseo

con mis manos, con mi cintura, con mi tararear

todos los antiguos corazones en llamas

todos los músculos heridos por juicios y litigios

todo lo que quisiste y no fue, mujer oscura, mujer disipada

todo está hoy en mí, en cada tendón que se estremece

en cada palabra que danza entre mis dientes

en cada letra que galopa suelta por la red

ya podés reposar, mujer familia, mujer amiga, mujer hembra

ya no llores más el silencio de tu muerte

pero no: mejor no, no te detengas

queda mucho por andar

27-marz-15
Por Valeria Verona (Bernal, Provincia de Buenos Aires). Podés leerla en http://blancacomoelchocolate.wordpress.com


S/T
No podrás golpear mi voz.

Voz dolorida de gritos silenciados.

Voz de infancia, tierra oscura, ríos bravos.

No destruirás mi cuerpo.

Éste que no ves que no tocas que no sientes.

Cuerpo de mujeres ancestrales,

divinidades, culturas, políticas, orfandades.

No entregaré al golpe brusco de tu miseria

la piel

la voz

los huesos

la infancia

la vida.

Cecilia Piastrelini. (Mar del Plata, Buenos Aires).

Anuncios

Un comentario sobre “Más escritoras que gritan ¡#NiUnaMenos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s