Poemas de Miguel Ángel Bustos

tapa

ESPUMAS DE LUZ Y SOMBRA: MURALLÓN DE VIDA
Apenas vuele sobre el llanto
por mi lengua riendo llegaré a tus manos.
Elástico al sol subiré enorme
acorralando en la noche
el día de vientos afilados.
Niños heridos
palomas de hambre
amordazan mis besos
sacuden mis risas y te alejan
para que muerda la vida y no me canse la muerte
SUEÑO QUEBRADO

Sueño quebrado
levántate y anda
Marcha de mi frente
abre mi tierra.
Levanta
ruda muralla de niños
al dólar de fuego y zarpa de balas.
Vuelve
joven enamorado del agua
al mordido corazón rebelde,
abraza y besa prieto hasta la llama
pedernal de lágrimas,
mi corazón
clavado a pico de sangre
en las vigilias desnudas de mi cuerpo.
de “Corazón de piel afuera” (1959)

FRAGMENTOS FANTASTICOS

1. Hemos cambiado nuestro destino de dioses por un destino de mercaderes.

2. En medio de ruidos y terrores clama una voz. Llega a mí solo. Es el grito de Espíritu que me posee. Adivino su mensaje. Mi horrorizada lengua sigue su ritmo maldito. ¿Hasta cuándo paredes de mi cráneo? Hasta que sea colmada la eternidad.

3. La única verdad que poseo es mi muerte. La única mentira es mi vida.

4. De la noche vengo. A la noche voy. Un solo relámpago de luz turbia mi cuerpo.

5. Esta espantosa reliquia del dolor: la alucinada memoria.

6. Somounian. Kalebouris. Atail.
Ángeles que pudieron existir.

7. Cuando murió mi padre nació su olvido.

9. Escribe mientras sea posible. escribe cuando sea posible. ama el silencio.

10. En la Región de los Cielos las piedras del sueño van rodando en tus ojos.

11. Abre la puerta, la única puerta. La puerta del Sueño.

12. Mata al pájaro. Guarda el canto.

14. ¿Adónde me conducirá la locura que no sea el corazón de los hombres?

17. Reza, reza, hasta que se te gaste el Dios.

19. ¡Oh, mapa de tu boca, mar de tu vientre, infierno de tu sexo!

20. Escucho la voz de las estrellas. Ella me dice que el espacio es infinito, que el tiempo es una utopía de nuestra sangre. Que las estrellas que habitan cada átomo de nuestro cuerpo también nos está oyendo. Que el clamor es total y desesperado. Que la muerte es un sueño del cual despertaremos en el reino alucinante.

21. Era un país de mármol con ríos de leche oscura y barcos de oro fino. El muro esmaltado del cielo estallaba en tréboles ardientes. Una luz espesa como sangre llenaba las cosas y las almas.

En cestos de una paja desconocida morían cabezas humanas. Tras el horizonte saltaba un sol blanco herido, gotas de pus y mercurio se convertían en rayos. Alineados como en un bosque talado yacían cuellos de nieve. Un puñal despedía olor a vísceras y espanto.

El verdugo de aquel aquelarre de niños vengativos dormía junto al mar helado con sueño tranquilo.

22. Sobre la hierba bajo la cual respiraba suavemente el dormido, ella amó nuevamente con la misma pureza, con los mismos quejidos de placer y locura. Usó del mismo amor que clavado duraba en la memoria intemporal de aquel que anda en el Reino de los Muertos.

45. Tocan a degüello.
Supongo que nadie, que ningún hijo negará a su madre. Ya sé, ya sé. Darán la
garganta.
Dejaremos sólo en la tierra una cruel vagina entre los zarzales. Del cielo bajará un
cohete de puro aluminio lleno de semen. Sí, señores.
El cielo se hinchará de voces algún tiempo en el tiempo.
Ahora del Infierno, no sé no sé.

46. Es inútil. Mi Bisabuelo me decía TANTI GOMARRA espuria TIMOMO, ESPORATA.
Yo he seguido al pie de la letra estos hermosos consejos.
Pero nadie me ESPORATA. Cuando muera, en una cuerda o un blanco río, dirán S
U U U U U.
Y me iré a los ESPORATAS con la sangre y mi corazón tejido. De qué ¡Oh
TIMOMO TIMOMO! ¡Nadie es bello en este lado del culo mundial! Oh Virgen, oh infiel
con el Sanjosé, pobre judía alucinada por tu vientre hirviente y sapiente! ¡Oh Virgen
bésame, que yo te haré un Dios!
En sobre del raje, del pito y del Espanto Atranco. Harén.

69. ¿Qué seré yo en cien años, sino una bocanada lúgubre entre tablas y olvido? Encantamiento futuro, perdón.

78. Amor, explosión del alma con el pene niño, tibio, sin saber qué hacer, seguro ya del olvido y el polvo del siglo.

82. Bajo la vagina pestilente del Cielo de Cristo, la jauría de los esclavos.

CASA DE SILENCIO

Un niño y un cuchillo, enamorados carne y hierro, buscan en el alma la selva que los salve.

Aromas y llantos boca de hielo sobre cicatriz de pureza. Irá a devorar temblores irá la tierra alzando mares.

Sueño del niño que muere en su Casa de Silencio en el cielo del espanto, hierba de tristeza amor de nadie.

ARREGLO CON FRUTAS E INSTRUMENTOS DE VIENTO

Naranjos
hasta cuándo serán naranjos las calles del Tigre
y no el corazón de mi amor.
Pulpa de tu tremenda boca la toqué y se me fue por la noche entre
los naranjos volvió para pegarme como la rama más débil
o la ola más fría iniciando la tormenta
Y yo que creí que nos pondríamos juntos en nuestra vida de mil
años.
Trompa apaga la luz que desciendo solo a la ciudad de los
hombres. Apaga lamento de hierro y bronce entre los
naranjos.
Ahí voy lava tu cuerpo y vamos. Ah santa piel joven el mundo
será nuestro.
Silencio con la sorda alegría. Ahora duerme al fin. Clarín
entre los naranjos.

de “Fragmentos Fantásticos” (1965)

LUNA DE HERODES

Si en la noche inmóviles policías sujetan perros de
boca en piedra, yo tiemblo. Quiero alejarme no puedo, como
en sueños
Entonces alzo la mano a mi pecho traspasado. No
sea que a lo lejos entre las selvas de hueso y aliento salga el
aullido de aquel que devora mis entrañas. Y aullando
prolongue en los perros guardianes un odio en silencio y
dientes, que por milenios me persigue.

1

Afuera oigo la lluvia, adentro siento la lluvia. Mi cuerpo de barro se deshace.

2

Escribe mientras sea posible. Escribe cuando sea imposible. Ama el silencio.

33

Ella, Ella y ausente la siento. Vos, que has elegido la noche para hundir tu cuerpo en el agua oscura. Asumes, mi amor, la sombra terrible de la inmaculada luna.

70

Quiero saber tu nombre. Cómo te llamas, nombre que vagas por el Paraíso en el atroz silencio. Tú, que llevas una costilla más que todos. Sentado entre árboles parlantes diriges tu ojo solitario del otro. Duermes. Sin posible Redentora.

84

Acomoden las coronas, murmuren sobre mi perfil, empujen mi ataúd, que navegue el maldito. Y que un velorio de estupor abra el vientre del tiempo.

110

Y no salvé a mi madre, nuestra Señora de la Aventura, en el altar del
quieto
mediodía comulgo el sol. Por más que camine bajo la lluvia atroz,
buscando
muros empapelados de delirio, no hallaré las puertas del templo.
Huérfano a
cuatro costados busco un cielo que me salve.
COMUNIÓN SALVAJE
Me como a dios.
Como mi salvación y espanto.
Corazón de los sentidos digiere la cúpula celestial.
Ahora estoy en el campanario, un campanario tímpano católico y extinguido.
Con el bronce, con la trompa badajo en el viento inflamo los mares.
Que todo sea una salvaje profecía amor poseído amor ido.

Miguel Ángel Bustos Von Joecker nació en Buenos Aires en 1932. Fue declarado desaparecido por la dictadura militar el 30 de mayo de 1976.

Cursó estudios de Derecho y Filosofía y Letras. Viajó por el norte de su país, Brasil, Bolivia y Perú en una búsqueda de la identidad continental que se refleja mágicamente en poemas y dibujos suyos vinculados al surrealismo y la literatura fantástica. Estaba casado con Iris Enriqueta Alba de Bustos.

Entre 1966 y 1967 el dibujo comenzó a ocupar un espacio tan absoluto como el de su poesía; cuatro de sus libros están ilustrados por él. En 1968 obtuvo el Segundo Premio Nacional de Poesía por Visión de los hijos del mal. Cuatro años después nació su único hijo, Emiliano. Era militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Colaboró como crítico literario en las revistas Panorama y Siete Días, y en los diarios La Opinión y El Cronista Comercial. También fue un asiduo colaborador del equipo periodístico que editaba el quincenario político Nuevo Hombre, que, luego de Silvio Frondizi, dirigía Rodolfo Mattarollo.

El efecto contagio de una buena idea

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/17-36500-2015-08-29.html

La iniciativa de las poetas Marisa Negri y Alejandra Correa sigue multiplicándose. Para la edición que comenzará en octubre en escuelas de casi todo el país está lanzando una campaña de financiamiento colectivo a través de Panal de Ideas.

Por Silvina Friera

La bandera de la poesía anda de mano en mano, de boca en boca. En el ágora de lecturas compartidas donde se sopesan las palabras, los silencios y las historias colectivas, el miedo y la dificultad –dos fantasmas que juegan sus cartas marcadas en el imaginario– declinan paso a paso, verso a verso. El Festival de Poesía en la Escuela es un movimiento autogestivo generado por las poetas Marisa Negri y Alejandra Correa que ha multiplicado, edición tras edición, un saludable efecto contagio. El placer por la poesía estaba escamoteado por una compleja telaraña de prejuicios que van cediendo lentamente. Más de 150 poetas y artistas han participado en distintas actividades con chicos y jóvenes de escuelas de nivel inicial, primario, secundario y especial. Han pasado por el festival Roberto Raschella, Diana Bellessi, Irene Gruss, Alicia Genovese, Reynaldo Sietecase, Alberto Muñoz, María del Carmen Colombo, Rodolfo Edwards, Romina Freschi y Lucio Madariaga, entre otros. “Un granito de arena más otro granito de arena…”, podría ser el lema de esta iniciativa que para su séptima edición –que se realizará del 5 al 16 de octubre en escuelas de casi todo el país– está lanzando una campaña de financiamiento colectivo a través de Panal de Ideas. Necesitan recaudar 13 mil pesos para útiles escolares, diversos materiales para los talleres y el traslado de los poetas a las escuelas de la provincia de Buenos Aires (San Fernando, Tigre y la isla Martín García).

Selva Almada, Osvaldo Bossi, Ruth Kaufman, Patricio Foglia, Natasha Deligiannis, Flor Codagnone y Roberta Iannamico son algunos de los poetas confirmados de la séptima edición. “En estos años se han acercado al proyecto poetas, docentes, gestores culturales, bibliotecarios, muchos quisieron sumarse al séptimo festival y por primera vez se nos va a cumplir el sueño de hacerlo en casi todo el país –cuenta la poeta Alejandra Correa a Página/12–. El grupo Pretexto, de Villa Mercedes (San Luis), se suma para ir a las escuelas; Peces del Desierto, un colectivo de Chubut, también. En Jujuy hay un festival joven que se llama ‘Sumergible’, que van a hacer actividades en las escuelas. Hay también poesía en la escuela en Toay (La Pampa), la patria de Olga Orozco. Cada uno en su lugar tomó esta bandera y la va a aplicar de acuerdo con sus posibilidades. Sabíamos que la única forma de que el festival creciera y se sostuviera en el tiempo era que se pudiera replicar en muchos lugares.”

Quizá la principal novedad de esta edición es la jornada contra la violencia de género que se hará el viernes 9 de octubre en la Escuela de Educación Técnica 1 de San Fernando (islas), coordinada por Marisa Negri. Habrá una entrevista pública de los chicos a la escritora Selva Almada, autora de Chicas muertas; el ciclo poemas urgentes, coordinada por Natasha Deligiannis, con lectura de Flor Codagnone; y un taller de Lucía Buceta, del Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi). Habrá actividades en varias escuelas de la Ciudad: en la escuela Primaria 22, coordinadas por la poeta Silvia Castro; en el Liceo Nº 1 Ruth Kaufman dará un taller de escritura de poesía; en la escuela de Educación Técnica Otto Krause varios poetas leerán a un poeta elegido en una competencia donde uno se lleva una copa, coordinados por Sebastián Realini y Juan Alberto Crasci; y en la escuela Manuel Solá con Romina Freschi. El efecto contagio se extenderá al Gran Buenos Aires, a la Escuela Especial Portal del Sol (Tapiales) con el poeta Pablo Ramírez Arnol; a la Escuela 14 de Castelar, con Fabián Vique; a la escuela de Educación Estética Nº1 y Centro Educativo Complementario 801 en Coronel Suárez, con lecturas de Roberta Iannamico, Alfredo Holzmann y Luisa Orliacq; al Taller El Arbol del Cielo (Coronel Dorrego), con coordinación de Laura Forchetti; al Festival Paper Musa de La Plata, con Cristina Baroni y Matías Esteban, entre otras. Y también se realizarán versiones del Festival de Poesía en la Escuela en La Falda y Córdoba Capital, en Corrientes, Chaco (en una escuela del Impenetrable), Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Neuquén, Mendoza, Río Negro, Santa Fe, San Luis, Salta y Tucumán.

“Que el festival vaya creciendo, que cada uno busque en su lugar cómo acercar la poesía con lo que tiene a mano, está buenísimo. Este año calculamos que van participar unos 300 voluntarios, gente que dona su tiempo y su trabajo para acercarse a los chicos y leer. Creo que hemos logrado que la poesía sea accesible y que sea posible con un montón de acciones, como la biblioteca Juan Gelman del Ministerio de Educación y el trabajo de la Red Federal de Poesía. Hay un movimiento y un cambio respecto de hace unos años, cuando la poesía era para los propios poetas. Ahora la poesía es más accesible y circula más –subraya Correa–. Todos los que están cerca están buscándole la vuelta y eso implica un cambio de mentalidad; no esperar que venga una política cultural a decir que la poesía es necesaria y que hay que fomentarla, sino que sean los propios actores quienes tomen la bandera de la poesía.” Aunque generalizar implica simplificar demasiado cuestiones más complejas, se podría afirmar que los poetas han salido de “la Torre de Marfil”. Correa, autora de los libros de poemas Río partido (1998), El grito (2002), Donde olvido mi nombre (2005), Cuadernos de caligrafía (2009) y Los niños de japón (2010), plantea que muchos poetas se dieron cuenta de que “la poesía está al lado de la gente y no en su cómoda parcela”. Cuando Marisa (Negri) hizo circular un pedido para leer en las escuelas en 2010, ella pensó que iban a ir cinco o seis y se anotaron treinta y cinco poetas. Marisa dijo: “Si tengo treinta y cinco poetas, tengo un festival”. “Si el festival triunfó, fue gracias a los poetas.”

* Para más información: http://www.poesiaenlaescuela.blogspot.com.ar/

Empezaron las Jornadas de lectura y escritura en el ECuNHi

El sábado 22 de agosto comenzaron las Jornadas de lectura y escritura “Vivir en el corazón de una palabra“, en el Espacio Cultural Nuestros Hijos, ubicado en el predio del Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA). Participaron unos 20 jóvenes de dos escuelas del partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires.
Podés ver lo que va pasando cada encuentro en este blog: https://vivirenelcorazondeunapalabra.wordpress.com/

¿Para qué?

Este proyecto surge a partir de la voluntad del área de Letras del ECuNHi y del colectivo Poetas Peronistas, integrado por poetas y escritores, de trabajar la palabra poética con adolescentes convocados por el programa nacional de Centros de Actividades Juveniles (CAJ) del Ministerio de Educación de la Nación. Nos proponemos hacer una aproximación a la obra de Roberto Santoro, Haroldo Conti, Francisco “Paco” Urondo y Héctor Germán Oesterheld, basándonos en la colección “Presentes” recientemente publicada por el Plan Nacional de Lectura , con el fin de rescatar y difundir sus particulares proyectos literarios, muchas veces dejados fuera del canon literario establecido o solamente tomados en cuenta desde la visión del “artista comprometido” –criterio que desplaza a un segundo lugar la contundencia de su obra y la riqueza expresiva de sus universos literarios-. Buscamos poner en manos de los jóvenes estos textos que entre sus pliegues cobijan, a su vez, proyectos de vida, reflexiones sobre la escritura, miradas políticas y claves posibles para abordar y entender una época histórica. Invitaremos a los jóvenes a producir lecturas críticas, repensando el lugar de esas escrituras en el presente, buscando resonancias y apropiaciones posibles. Y a partir de esas ideas nuevas, preguntas o incomodidades que irán surgiendo, los convocaremos a realizar producciones propias, alentándolos a buscar la propia voz. Elegimos trabajar la lectura y la escritura con adolescentes porque sostenemos que estas formas del arte y la cultura intervienen en los procesos de construcción de la subjetividad, a la vez que promueven la integración de esa singularidad en un proyecto colectivo. Así lo dice la poeta Marisa Negri cuando afirma que “la palabra poética vincula, define y da identidad.” Queremos que los jóvenes buceen en la cualidad transformadora y rebelde de la palabra, en la posibilidad infinita de redefinir un contexto, de renombrar la realidad. Y que, al leer a los autores homenajeados, puedan identificar a la palabra concebida como campo de batalla, como herramienta de lucha y resistencia, como acto de vida.11899759_10207478896793882_5323938735790514053_n 11899922_10207478896713880_613265159151343311_n  11949152_10207478904754081_7502650789240938525_n 11907205_10207478903874059_1628364873819277107_n 11902496_10207478906034113_3059083598301119141_n 11960208_10207478906594127_649510145965738118_n 11891156_10207478909434198_8554987781593969215_n 11885261_10207478907554151_6451001821058005044_n 11904670_10207478909474199_7502919081184165044_n 11913882_10207478910794232_1708759544059202086_n 11898908_10207478911994262_162107084610440506_n 11889659_10207478911114240_4824575668402732797_n 11903734_10207478913914310_1686111985697627760_n 11903800_10207478915234343_7163420063631023787_n 11926047_10207478915874359_5619827486597491020_o 11891997_10207478917394397_4491474608471460631_n 11953136_10207478918114415_446500349142509578_n 11953206_10207478918514425_2048209657183543174_n 11893781_10207478919794457_8591244907349716006_o 11885262_10207478920674479_4224581731306150082_n 11899849_10207478921314495_5698381286320011390_n 11218244_10207478922234518_1918717800899488394_o 11903713_10207478922874534_4530560238856988779_n 11224157_10207478924354571_4257010159786959663_n 11885054_10207478925834608_4190174734734156991_n 11062005_10207478927394647_7769957360560125125_n 11892124_10207478927874659_2714353540067338809_n

Presentación del nuevo poemario de Rodolfo Edwards

11913394_925454367491935_442696218_n

Rodolfo Edwards (Buenos Aires, 1962), es un poeta y crítico de poesía argentino. Nació en el barrio porteño de La Boca. Es licenciado en Letras, especializado en literatura argentina y latinoamericana. Editó las revistas La Mineta y La Novia de Tyson y participó de la redacción de 18 Whiskys, dirigida por José Villa y en la que también colaboraron Fabián Casas, Darío Rojo, Daniel Durand, Eduardo Ainbinder y otros poetas de la llamada Generación del 90.

En 2007 dirigió la Clínica de Escritura de Poesía para autores jóvenes en el Centro Cultural Ricardo Rojas, dependiente de la Universidad de Buenos Aires. Colabora en programas de radio y en suplementos culturales de diarios y revistas de Buenos Aires. Publica regularmente sus poemas en su blog El Rey de la Boca.

Obra
Culo criollo (1999)
That’s amore (2000)
Rodolfo Edwards (2000)
Los Tatis (2003)
¡Vamos con esas imágenes! (2005)
Mosca blanca sobre oveja negra (2007)
The real poncho (2011)
Con el bombo y la palabra (2014)
Enlaces 
Poemas de Edwards en El Rey de La Boca