V edición de #PoemasDeLaResistencia

Paradise lost – Flavio Crescenzi – http://fcritica.wix.com/elamanuense


El capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podido comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos.

Eva Perón

Sueño con serpientes, con serpientes de mar,
con cierto mar, ay, de serpientes sueño yo.
Largas, transparentes, y en sus barrigas llevan
lo que puedan arrebatarle al amor.

Silvio Rodríguez

Cuando mordió Eva la manzana,

sin saber mucho de serpientes ni de árboles,

sin conocer a ciencia cierta lo que distingue el bien del mal,

desnuda como Dios la trajo al mundo, mundo que a partir de ese momento

sería un bocado para la industria textil y otras industrias,

lo hizo para demostrar que el pueblo debe seguir lo que le dicta su deseo.

 

Años más tarde,

cuando Eva ya había aprendido lo que está bien o mal para la gente

(vestida de seda y de fulgores, con un rodete que era como una luna infantil hecha de trigo,

disparando sermones de justicia social por el balcón más rosado de la Plaza,

cargando un dolor bíblico en el cuerpo, árbol que la crucificó sin tanta ceremonia,

dulce estaca que la transformó en efigie),

quiso advertirnos que las serpientes estaban ganando la batalla.

 

Tiempo después,

cuando nos dimos cuenta que el mundo era en efecto un nido de serpientes,

y que éstas, como es sabido, cambian de piel según les place

(a veces usan botas, cascos y uniformes; a veces, corbatas, maletines y chequeras),

apareció de nuevo Eva, aunque con otro rostro y otro nombre,

para recordarnos que teníamos que recuperar el Paraíso.

 

Hoy,

arruinados ya los vetustos calendarios,

los fastos demenciales, lo lerdos protocolos,

al pueblo se le antoja también saborear una manzana,

pero quiere hacerlo sin intermediarios ni serpientes,

sin otra tentación que el rojo rubor de su semblante,

sin otra historia que aquella que sabe que es su historia,

sin otra identidad que aquella que le dicta su deseo.


 

A LOS PIBES CRUDOS -Leandro Llull

Compañeros, tenemos un problema:

somos chorizos crudos

que en la parrilla acaban de tirar.

Nos bulle el jugo por dentro, estamos

justos, llenos de color. De las tiras

exhibidas nos eligen,

y a las varas vamos a parar.

Limpiarán nuestro lecho con un diario,

repartirán las brasas para que, lento,

el calor apacigüe, apague

el color rojo hacia un gris claro, dorado

como marca de fundición.

Van a pincharnos con fuerza, compañeros,

y en la bandeja, antes que a la carne,

entre las demás achuras,

nos servirán.


ESPERANZA – Rafael A. Zayas

Vi en tus ojos el renacer del cielo,
Vi tus manos, la construcción del inmenso castillo,
Vi en tus pasos, el largo camino,
Vi tu corazón con las más profundas
Esperanzas de llegar a destino.

 


Como Silvio – Eduardo Alberto Planas

Algunos dicen que no hay que quedarse en  los setenta. Que el tiempo pasó. Y hay que mirar para adelante. Que basta de odio y rencor, de desunir a los argentinos. Que no hay que ser “ista” de nadie ni  de nada. Que toda opinión es válida. Aun la más atroz: aquella que reivindica el genocidio.

Tampoco embanderarse en una sola opinión. Honestamente lo dicen algunos. Otros no. ¿Será que para ellos hay que olvidarse de ciertas cosas? ¿Hacer rewind y cambiar la indignación ante la injusticia social? Olvidar el Cordobazo y las luchas estudiantiles y gremiales.  Olvidar tantos compañeros presos, muertos, exiliados, y desaparecidos. Sera también que habrá que olvidar de aquellas  pintadas clandestinas  hechas a los apurones en las madrugadas de las oscuras noches de la dictadura.  El relato “ya fue” dicen. No es relato. Es vida, es  historia y la de muchos otros compañeros.

“Fin de ciclo”, dice  el payaso y las putas lo aplauden desde la caja boba. El ojo del idiota repite siempre la misma cantinela de  periodistas pagos devenidos en politicólogos o gurúes económicos apocalípticos, que vaticinan todo tipo de  calamidades que nunca se producen. Son los  profetas del odio y la muerte.

Que difícil parece ser que  se entienda que en la política también juega el amor.

Que es válido es tener una causa justa y noble por la cual  luchar y que justifique el tránsito por la vida.

Que no todo es joda ni todo negocio.

Que existe el compromiso y la solidaridad.

Individualmente y como generación  nos queda poco tiempo, solo pasar testimonio.  Somos  los encargados de custodiar la memoria.

Para que no te la cuenten.

Para que  los jóvenes  enarbolen  las banderas.

Entonces digo como Silvio

Me vienen a convidar a arrepentirme,
me vienen a convidar a que no pierda,
mi vienen a convidar a indefinirme,

me vienen a convidar a tanta mierda.

…yo me muero como viví, 
yo me muero como viví.”

(…)

resistencia

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s