17 de octubre – 70 años la misma plaza – ensayo poético

Hoy cumpliría años un exponente del peronismo que nos devolvió la esperanza en la política como herramienta de transformación: Néstor Kirchner. Por eso publicamos este ensayo escrito por el compañero Pablo Campos, a fin de reflexionar sobre este movimiento que no deja de transformarse y que hoy, hace más de 70 años de su creación, no pierde actualidad ni importancia en la realidad del país. Brindamos por Néstor y por muchos años más de peronismo.

nestor
Télam -Buenos Aires- 14/10/2010 El presidente del Unasur, Nestor Kirchner, saluda durante el acto de oficialización de la creación de la casa de altos estudios, que encabezó la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner, en la sede del Rectorado de la Universidad Nacional de Moreno. Foto: Sergio Quinteros/Télam/jcp

Nos recuerdan llegar un 17 de octubre, cuando la realidad es, fue y será que siempre estuvimos llegando. Nos recuerdan ensuciando sus fuentes, pisando su pasto, nos recuerdan camisa abierta al sol, nos recuerdan en el preludio de la pequeña fiesta oligarca del centenario. Buenos Aires, su hermosa Paris de America se inundaba un 17 de octubre de 1945 de un malón que creían vencido hace tiempo atrás, allá lejos por Bartolomé Mitre y Sarmiento. Veníamos de la America profunda y olvidada, pero también de los sucios inmigrantes, éramos una mixtura de culturas nacida fuera de las catedrales, un ser nacional invisible a los salones de los Anchorena y amigos. Nos recuerdan un 17 de octubre de 1945, pero la marea siempre estuvo. Ese día recuperamos la memoria, recuperamos el deseo de lucha, recuperamos nuestro derecho e inundamos la ciudad. Esa Plaza que nos prohibieron con traiciones y mentiras volvía a nuestras manos.

¿Que vio el pueblo en Perón para abrazarlo? ¿Qué vio Perón en el pueblo? Quizás Perón simplemente los vio cara a caro, quizás Perón vio lo que otros no veían obnubilados por los espejitos de colores que llegaban de Europa. Quizás, solo quizás, el pueblo vio en Perón el caudillo que no pudo ser Irigoyen, a aquellos líderes que caminan junto al pueblo. ¿Cómo no ver en aquella movilización al fantasma del Chacho y su malón descalzo que se levantaba junto a su líder teniendo todo por perder? Como no ver a los chisperos de French y Beruti pisando esa misma plaza una semana de 1810? ¿Cómo no ver a Felipe Varela levantando las banderas de una hermandad latinoamericana?

La plaza y el Peronismo viven la misma historia de la patria inconclusa, de las luchas entre civilización y barbarie. Las masas populares vienen confrontando contra el poder portuario desde la primera gota de sangre derramada en estas tierras. Los poderes instalados en el puerto de Buenos Aires siempre orientaron su horizonte hacia Europa,  espaldas al interior, espaldas al pueblo. Lucha que creyeron vencer con la consolidación del Estado Nacional y la aniquilación de los caudillos y malones del interior del país y del Paraguay nacionalista de Solano Lopez. Desde entonces el paradigma civilizatorio vencedor creo forjar una patria de mentiras, una patria extranjera.

Creo, porque las mareas se replegaron esperando volver, porque siempre vuelven, con ímpetu y fuerza. Como intentaron volver con Irigoyen a pesar del fracaso y el entreguismo del partido radical al liberalismo representado por Alvear (digno apellido de entreguistas al servicio del colonialismo Imperial). Creo en ese ir y venir terco y abrupto contra la metrópolis portuaria, creo en el pueblo pisando la plaza de mayo, aquel 17 de octubre, en defensa del nuevo caudillo, pero de las mismas eternas banderas.

Plaza de pueblos vivos y fantasmas, de vivas y silencios. Setenta años de luchas, de victorias, de derrotas tambien. En esa plaza vivamos a Perón, en esa misma plaza nos descuartizaron con bronca y gorilismo. Esa querida plaza fue resistencia cuando la creíamos veíamos vacía y silenciosa, y en realidad el pasado y la memoria la mantenían llena. El pueblo la inundo de mitos, aun oscura, cuando se replegaba echado al exilio su líder. Nos quisieron prohibir, desaparecer, borrar de la historia en aquellos años de resistencia. Resistencia de un pueblo que no olvido, no dejo de luchar, un pueblo que ante la derrota se agazapa y esperar cuando volver.

Siempre estamos volviendo, somos luchadores con ímpetu y rebeldía. Llevamos a cuestas derrotas y victorias, llevamos incrustados en nuestro cuerpo las bombas del 55, llevamos los desaparecidos en el bolsillo de la memoria, llevamos el neoliberalismo de los noventa.

Aquel 17 de octubre se proyecta sobre la plaza. Día a día, sin importar fecha, se revive con cada movilización del nuevo, viejo, y mismo pueblo. Aquí estamos, luchando, levantando las mismas eternas banderas: justicia social, independencia económica y soberanía política. La plaza se llena de figuras en blanco y negro con figuras a color, es que estamos todos, desde siempre luchando por una patria justicialista.

A setenta años hoy me paro en la plaza y me atraviesan las luchas y los mártires, todos son nuestros hermanos. Tantas flores han quedado en el camino. De ellos, por ellos y junto a ellos seguimos hoy luchando, rebeldes y peronistas.

Anuncios

La poesía de Diana Bellesi

DIANA BELLESSI 

POESÍAS

Un decir
Adonde se detiene la mirada es puro asombro
como en esa pareja de zorzales en la rama
del sauce, un decir despiojándose, con caricias
que enlazan un cogote a otro y pico va y pico
viene entre las plumas hasta parece se besaran
o se dieran de comer los piojitos mutuamente
bajo el sol de la atardecida rama gusto da
detener la mirada sin pensar en otra cosa
para ver el amor que sostiene como una red
a la vida en la arena aquí y allá por un momento
de distraída nomás y no de sabia sinó
vacía de esa mercancía mayor que es siempre
yo en el centro y no la sombra o luz del cauce único
adonde va y se lava ahora sola la mirada

El jardín de los milagros
Temprano en la mañana mi madre intenta
llamarme por teléfono, y en la tarde
luego me cuenta: “tan hermosa noticia
tengo”, con una voz de aterciopelado
misterio, muy serena y suave anunciando
“la pequeña magnolia se abrió en dos flores
por primera vez”. Hay justicia, pensé
con un agua dulce que se abría paso
en mi corazón. Esa magnolia que ella
plantó bajo la mirada de mi padre
años atrás diciéndole melancólico
“si no la verás florecer, tarda tanto”
Y yo, verano tras verano mentía
un poco o creía o pasaba revista
de las pequeñas magnolias florecidas
que supe visitar en una placita
por Colegiales, adonde robé aquella
reina blanca, perfumada y frágil que huelo
aún en la distancia como si fuera,
como si hubiera sido una ostia pascual
o el cuerpo de la amada, la comunión
con lo bello del mundo, como mi madre
lo siente ahora y lo dice en esa voz
que me parece el cantar de los cantares
Florecerá, le aseguraba, el próximo
verano, ya verás, y hoy ha sido visto,
esta vez se unieron belleza y justicia
para ganarles juntas, las dos al tiempo

La cara oculta
Misterioso es siempre ver el otro lado
como un doblez que no crece aunque empuja
a la superficie indicios de belleza
o de pánico para recordarnos algo
allí guardado, escapulario que reza
lo bueno está en todas partes y así
lo malo, pero antes, pero ahora quisiera
fijar los ojos en semejante cosa
oculta que me llena, no sé, de dulzura
pienso. Estos hombres, obligándose
siempre a parecer tan duros, obligados
quizá a esconderse como lo hace la luna
con una de sus caras, y de repente
la muestran, hoy el Juanchi, tijera en mano
dispuesta para la poda veraniega
se detuvo en seco frente al manzano
y dijo quedo: un nido hay, con pichones
de zorzalito, voy a esperar que crezcan
Allí se hace silencio, como si fuera
religiosa vergüenza o pavura acaso
o simplemente rendición ante el milagro
Tanto de madre en cada varón liberto
aunque un poco asustado, no pueden más
y a veces yo tampoco, sí señor, o usted
señora cuentemé, no le pasa a veces?
¿Qué?,
el otro lado de las cosas simplemente

Día del perdón
De todas las cosas que me han pasado en esta vida
son las inocentes las que recuerdo con hondura
y más mientras los años a disparada como potros
en una estela de polvo también pasan y pasan,
pero el vicio nunca acaba de andar así ensuciando
esa claridad solita que viene por encanto
y por gualicho bruto se va de andar pensando fiero
o pensando mal de esto o de aquello y sobre todo
de la siempre linda inocencia franca para darle
a los demás y más aún de la que tienen los otros
o ganas de tenerlas de seguro como yo,
dar y recibir así de ida y vuelta y natural
si miramos bien las cosas qué fácil es perderse
en belleza inocente que no calcula porque ve
solamente hondura o ese espesor de la vida único
al hacer las cuentas donde es llamado el instante
que no nos dio cosa ninguna más que el alma entera
y sabionda de saber nada se lleva y sólo fue
ganar fue seguir en la montura sutil del viento
Diana Bellessi nació en Zavalla, provincia de Santa Fe, Argentina, en 1946. Ha publicado Crucero ecuatorial (1981), Tributo del Mudo (1982), Danzante de doble máscara (1985). En 1988 se editó Eroica, libro que fue seguido, en 1991, por Buena travesía, buena ventura pequeña Uli; El jardín, de 1993 y Sur, de 1998. Como traductora publicó Contéstame, baila mi danza (selección de poetas norteamericanas contemporáneas, 1984, cuya reedición aumentada se publicó en 1996); Gemelas del sueño, junto a Ursula Le Guin, en 1998, y Desnuda y aguda la dulzura de la vida (poesía de Sophia de Mello Breyner, 2002). Parte de su obra se reunió en las antologíasColibrí, ¡lanza relámpagos!, de 1996, y Leyenda y Antología Poética, de 2002. Lo propio y lo ajeno, de 1996, reeditado en 2006, contiene su producción ensayística. Sus títulos más recientes son Mate cocido (2002), La edad dorada (2003) y La rebelión del instante (2005). En 1993, le fue otorgada la beca Guggenheim en Poesía, y en 1996, la beca Trayectoria en las Artes de la Fundación Antorchas.

FUENTE: http://www.revistatodavia.com.ar/todavia16/notas/bellesi/txtbellesi.html

Poemas de Jorge Leónidas Escudero

A los 95 años, murió el gran poeta sanjuanino Jorge Leonidas Escudero. A continuación, compartimos tres poemas para recordarlo en su poesía:image

ÚLTIMA APUESTA
Apártense, déjenme pasar,
vengo de estar existiendo y ya lo sé
voy a las palideces. Merezco
descanso pero antes
quiero mirar atrás del horizonte para
no verme siempre aquí como árbol seco
donde no hay más que hablar.
No atajen, no digan que hay medicina buena.
dejen que me siente en el umbral
a ver pasar la última gente. Los pájaros
están escondiendo la cabeza bajo el ala.
Manden a alguien a comprar pan,
no digo de aquí sino de mañana
porque mi hambre última
es de lo que aún no he visto.

 

LA CREATIVIDAD

Viene de antes que vos y sorpresivamente
a veces te habla.
Mientras tanto el artista hace
garabatos y cree
gobernar la manija creativa.
A veces se te asienta
el pájaro famoso de la inspiración
y otras un sapo intuitivo
salta en tu pecho y caza hermosa mariposa.
Creíste ser el creador de eso
cuando era el otro,
el que está escondido siglos y siglos atrás
y te habló porque estabas propicio a escucharlo.
Pero vos creíste ser el fabricante de crear
cuando más bien agradecé
porque te arrojaron desde lejos, si acaso,
un pedazo de verdá.
Porque antes de eso
cuántas veces creíste que sí,
que eras vos el creador y al intentar
hacer arte sólo hiciste
palos de ciego, merdosidá.
Luego si nadie es creador ¿qué pasa? Nada,
porque todo es garabatear mientras se espera
que desde lejos, de alivio,
se te asiente un pájaro hermoso
o el sapo intuitivo te entregue una mariposa.

RESTOS

Este es, este es el sillón solitario
donde una vez te sentaste, pusiste
los talones encima de la mesa
para descansar, dijiste, y sí
tus hermosas piernas ante yo aquella vez
en que todavía no llegaba el momento.

Después,
aquí es ahora veo el sillón desierto
y la mesa es la misma, sin embargo
la soledad ha puesto sobre ella un manto
que me lo pongo a ver cómo me queda
y no puede ser de otra manera que como un
sudario.

O tal vez no sea para tanto,
pero es que no sé cómo referirme
a lo que hace con nosotros el tiempo.

CONVOCATORIA: Últimos días para enviar poemas de la resistencia

exclusivepreview

Mandá tu texto con nombre y apellido o pseudónimo a somospoetasperonistas@gmail.com o por mensaje privado a nuestro Facebook .
PLAZO: hasta el 15 de febrero inclusive.
A continuación, publicamos algunos de poemas que nos llegaron:
ZONA – Juan Diego Incardona – CABA

Formaciones al compás de los bombos de las unidades básicas,
redoblantes de las bandas de rock más peleadores que si fueran
gauchos federales defendiéndose a piedrazos de soldados argentinos.
Pasa la comparsa y todo lo que veo me resulta fantasía,
yo no soy más que un chico de la mano de mi madre
atrás de los tapiales antiguos donde los faroles de Larre
proyectan sombras de pasistas y siluetas fantasmales
de perros paranoicos ladrando a la tormenta de ácido
cuyas gotas de fuego abren la tierra hasta los cuerpos enterrados,
gotas de fuego en el campito de los pampas que sepultaron a Ramos,
cortinas de humo en las cuadras de matricerías y talleres abandonados;
caen miles de gotas de fuego importadas de las regiones altas y el Partido
es una quema de plásticos, maderas y aceros del ´40, del ´50.
Conmueve ver el baile en la vieja calle industrial:
los chicos de Las Achiras vienen con la murga del Sur,
las pandillas de Villa Lucero malvón rojo en el bajo verano
retumban la cresta del basural de mi carne
donde humean los deshechos imperialistas
el alma de la ciudad
y de la boca de los túneles escapan ratones y vuelan vampiros,
pinchando venas de la burguesía
cruzan la autopista y desatan la violencia
armados con bombitas de agua y espuma de la rabia,
implacables en el avance como camiones por la Richieri,
mueven las manos frenéticamente y galopan como caudillos
esta montonera sobre piernitas mal alimentadas
que patea cualquier cosa que se cruce en su camino
en competencia con el desfile emplumado de la calle,
pobres pero poderosos
en torno a las lonas pintadas de Viva Perón que se contraen
por los golpes de los murgueros
y los primeros truenos
que sueltan la lluvia sobre la avenida Boulogne Sur Mer.
Miren el desbande en el barro:
ahora se van en todas direcciones;
antes los vimos torturados en los galpones de Camino de Cintura
fusilados en los potreros atrás del Mercado Central;
miren allá dónde le salió la viuda al gomero,
las hormigas de colores voladas en las hojas
por la calle muerta que está llena de autos quemados
van y vienen por los barrios bustos que el tiempo borró sus caras;
la calle muerta está llena de turcos quemados como San Emilio;
los que se ahogaban en el río empujados por los gendarmes
tarareando aires que los perros del campito todavía tragan
de esa carne hinchada se levantaron con el calor,
vaciaron las villas y llenaron camiones los punteros
para saquear supermercados en diciembre.
Cabecita negra de la Virgen de Luján:
entre balas perdidas yo no soy más que un chico
de la mano del carnaval,
que me llamen volador si sé volar (1),
si sé pelear que me llamen hijo.

(1)Sobre un verso de Zona, de Apollinaire.

Plato frío – Claudia Almada (Gualegaychú, Entre Ríos) https://www.facebook.com/claudialmadaletrasnegras/?pnref=lhc

Brotaran de la tierra los
muertos
del mar al que los
arrojaron
semi despiertos
puño en alto
nombrándose.
Comerán ojos los
hambrientos que
hiciste a despido.
Gritaran sus
nombres el número
de tu placa
los chicos a los
que disparaste a capricho.
Y
el silencio ennegrecido
de tu corazón cómplice
se poblara de gritos
hasta dejarte sordo.
Llama a los brujos
los astros los dueños
de los miedos.
Dale sus tierras y sus látigos
para nosotros los muertos
que no paran de volver
besando la memoria.

PANFLETO PARA LA RESISTENCIA
Ellos volvieron para arrasar con todas
las conquistas del pueblo,
Volvieron disfrazados de corderos,
hipócritas, engañando a los ingenuos
que guardan la memoria en el ropero,
que se creen invitados al banquete,
y solo comerán,
las migas en el suelo.
Volvieron, una vez más,
los que nunca se fueron,
los dueños del poder,
los buitres carroñeros
a tomarse revancha, por lo poco,,
que en doce años perdieron.
Volvieron.
para quedarse con el cobro y con el vuelto,
con el sudor, y la sangre del obrero,
a ponerle la mordaza,
a la boca del pueblo,
que nadie escuche,
nadie sepa,
nadie vea,
cómo el Virrey, gobierna por decreto,
reprmiendo los reclamos de la gente,
cuando el grito y la lucha están presentes.
Volvieron…
Sabès por què volvieron ?…
Porque no estaban muertos.
Como a la Hidra de Lerna,
no basta con córtale una cabeza,
hay que prenderlos fuego.
La lucha es permanente,
con la V de la victoria, volveremos.

AVANTI AL PUEBLO – Edgardo Neco Pereata – CABA

Siento vergüenza
por estar aquí escribiendo,
quejándome del calor del verano,
perdiendo el tiempo en escribir pavadas,
mientras nos van acallando la conciencia.
Qué hago yo, aun alzando la protesta,
si no salgo a la calle a sostenerla?…
Cómo puedo permitir, cómo podemos,
dejar que el enemigo
nos escupa en la cara impunemente,
sin que truene el escarmiento
por la ofensa…
A dónde está la heroica resistencia,
la “V” de volveremos, el puño en alto,
las manos arrojándole las piedras ?…
No solo nos roban el salario,
nos dejan sin sonido,
nos gomean…
Se dan el lujo de encarcelas el cuerpo
sin razones, ni pruebas,
de la líder del Tupac, Milagro Salas,
y nosotros no alzamos las banderas.
Siento vergüenza, lo digo una vez más
y que se entienda,
llegó el momento de ganar la calle,
cortar las rutas, reventar las plazas,
nos sobra cantidad
nos falta la conciencia.
Por todas las conquistas conseguidas,
por toda las vidas inmoladas,
llegó el momento de gritarles
¡ BASTA !!!…