Poemas de Inés Manzano

61570_10152741707355383_1738094939_n.jpg

Inés Manzano nació en Buenos Aires, Argentina. Poeta y maestra bibliotecaria, organizó el ciclo Interiores: poetas del país, con el objetivo difundir las diversas poéticas que se dan en todas las provincias de la Argentina. Coordina el taller literario “El tren de la palabra”. Seleccionamos algunos poemas de su último libro Si es puñal que me mate, como un pequeño homenaje para compartir tras su fallecimiento.

Escuelita de La higuera

Padrecito

miranos

 

no tenemos manera

de trepar a los árboles

de arrancar

leche dulce a la higuera

 

los palotes

apalean la carne

no nos salen las cuentas

sin los dedos

 

no podemos

atajar la pelota ni las penas

sostener el manubrio   las palabras

 

hasta el puente

de Martín Pescador

se nos cae de la infancia

 

borramos la desdicha

con los codos

 

¿Cómo hacemos la ronda?

 

Cómo haremos

con tus manos ahogadas en el río de tinta derramada

 

Tus muñones golpean gravemente los sueños

 

Ay Padrecito   al menos

no dejes de mirarnos

 

no nos dejes


Las alondras se comen

 

Vos

cazando animalitos

mientras yo me internaba en la neblina

de no haberte escuchado todavía

 

Un rugido en tu voz       una gacela

sostenían mi mano que empuñaba

una aguja delgada tragándose la sangre

que más tarde cubriría la madera

alrededor de los cristales

 

Algunos

decidieron por mí

que mi carne fuera delicada

-y nada dicen de mi canto-

 

Pero yo no sabía

 

Vos seguías cazando

mientras yo construía un espejuelo

de mi pupila rota

de mi linfa

para estar en tu lengua

 

Vos tampoco sabías

                a Jean 

 


 

Sin permiso

 

Lo que me diste

fue un gesto imperceptible

 

Sin embargo

ha desatado esto

me he leído entre líneas

¿las líneas del tiempo?   ¿de tu mano?

 

Mi regazo

y la bandeja impiadosa del Bautista

entablan una lucha

por tu cabeza inesperada

picoteada de pena

 

Dolor intemperado

 

un temblor

 

una brasa


Un motivo entre todos

 

Algo que se abre en público       en secreto

 

Alguien que cae

o que ha caído

 

Una pasión equívoca

Emoción sinvergüenza

Si el corazón tiene razones

las tira

las esconde

 

A veces

la turbación camina por la misma vereda

más deliciosa aún que todas las promesas

 

El latido es pequeño

vana espuma en la mano

 

A Dante no le importa

Él sueña       Él inventa que ella canta


Touché

-en desagravio-

 

Hemos sido tocados

por los dedos azules de unos versos

que asediaban el vientre donde estábamos

desde antes del principio

 

De ahí viene la cosa

 

Tus pobrecitos ojos no conocen

el verdadero rostro

de esta misa pagana

 

No basta

con derribar la puerta para entrar

Es necesario

desbaratar la piel

y corredor al fondo

manipular el azogue de las venas

 

Tocarse   Lo de adentro

 

Aún no siendo nacido

me tocaba

de encantamiento y de dolor

 

Me toco en suerte cada día

como he venido al mundo

obstinado en un rito que me cruza

con el tiempo y la herida de los otros

 

Hemos tocado fondo

 

En disidencia

las palabras nos alzan al tocarnos

Hasta el alto silencio

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s