Primera entrega de “Poemas a Milagro Sala”

Convocamos a escribir poemas que sensibilicen y concienticen sobre la persecución política a Milagro Sala y su injusta detención en Jujuy, ocurrida en enero de este año.

Envianos tu texto a somospoetasperonistas@gmail.com con nombre y apellido o pseudónimo, y localidad. Puede ser seleccionado para publicarse en este portal.

Esta es la primera entrega, que consta de 20 poemas y autores de distintos puntos del país. Nuestros poemas juntos son uno solo: la libertad. ¡Muchas gracias a todos los que participaron!

postal_02.jpgLA TUPAC AMARU

Buscando Jallalla
va la indiada Quechua,
camina adelante,
cabecita negra,
la Milagro Sala,
la de paz guerrera.

Queremos trabajo
para nuestras manos,
queremos sapiencia
y las medicinas
para el pueblo Quechua.

Buscando Jallalla
trabajan y piensan
en glorias pasadas
en grandes revueltas.

La Tupac Amaru,
esgrime banderas
vivencia el saludo
ama suwa,
ama llulla,
ama q’ella.
No son simples lemas.

Llorando Jallalla
sufrimos por ella,
la Milagro Sala
que ha caído presa.

Desgarran su alma,
su honra desprecian,
la Milagro Sala
muere de tristeza.

Los justos del mundo
pidamos por ella
¡Y que sea a ser libre
nuestra raza Quechua!

Sonia La Torre (Buenos Aires). Psicóloga, argentina, vive en una isla en Tigre. Participó en antologías y publicó su primer libro: “Cuentos del Río”.


Milagro

un puño en alto es una bandera que reluce

el grito perpetuado del sin voz

 

pienso la piel curtida por los días de entrega, de insomnio, de trabajo

rasgada por un sacrificio en nombre del otro: hermano, sangre y tierra

 

pienso esta lucha prisionera por mujer, por negra, por pobre

por indómita y por la esperanza

por hacer temblar el refugio impune de los dueños del mundo

 

la libertad es una cicatriz de este suelo

mientras Milagro no pueda florecer en su nido

Delfina Uriburu (Buenos Aires).


El Milagro de los días

Uno ¿Qué?
Dos ¿Por qué?
Tres ¡No!
Cuatro ¿Quiénes?
Cinco ¿Con quién?
Seis ¡No!
Siete ¡Claro!
Ocho ¡Venganza!
Nueve ¡Revancha!
Diez ¡No!

Cien ¡India!
Ciento uno ¡Negra!
Ciento dos ¡Pobre!
Ciento tres ¡Cabeza!
Ciento cuatro ¿Dignidad?
Ciento cinco ¡JA!
Ciento seis ¿Autoestima?
Ciento siete ¡JA!
Ciento ocho ¿Piletas, natación?
Ciento nueve ¡JA!
Ciento diez ¡Cárcel!

Enero ¡Túpac!
Febrero ¡Amaru!
Marzo ¡Coya!
Abril ¿Bibliotecas?
Mayo ¿Laboratorios?
Julio ¿cuarenta y dos médicos?
Julio ¡Raúl!
Agosto ¡Pachamama!

200 días ¡LIBERTAD!

Mariana Viñas (CABA). Artista visual y ceramista. Lleva adelante en su taller de cerámica el emprendimiento “Se vino el Pingüino”, trabajando la clásica jarra argentina pero siempre en homenaje a Néstor Kirchner. Cursa talleres literarios y recientemente ha publicado el cuento Hotel Pinto (Editorial Casa de Gatos).
De próxima aparición,  Lalo Domínguez, historia de una militancia (Editorial Al Margen), biografía del militante eclesial y político, padre del actual intendente del FPV, de la ciudad de Curuzú Cuatiá, Corrientes. Como cuentista recibió algunos premios, como el otorgado por el GCBA en el marco del programa “Talleres culturales en barrios”, y en la Facultad de Periodismo de La Plata, en el Certamen Osvaldo Soriano ha recibido menciones.


postal_03.jpgUn soneto le escribo hoy a Milagro
espero atraviese el absurdo muro
de aquel lugar tan siniestro y oscuro
y que a Jujuy llegue desde Almagro.
Quiero que sepa que es un descalabro
y que es el precio del amor más puro.
Un pueblo digno les resulta duro
Morales es un ser vil y macabro.Lloramos tu encierro y persecución
vos sabés, seguiremos luchando
sin parar hasta tu liberación.

Pronto nos estaremos abrazando
curaremos tu inmenso corazón
y juntos seguiremos andando.

Alejandra Éboli

MILAGRO


CUANTO ESPERASTE POBREZA
BAJO EL TECHO QUE FALTABA
CUANDO NADIE HACIA NADA
MILAGRO SOBRE LA MESA
CUANTA INFANCIA DE REMATE
LOS VICIOS DEL CHARLATÁN
JUZGAR A QUIEN PONE EL PAN
MILAGRO SOBRE LA MESACUANTO MÁS VAS A AGUANTAR
NEGRA BARRIADA MALEVA
REPARTIENDO LO QUE QUEDA
MILAGRO SOBRE LA MESA

 

MANUEL PARODI OCAMPO (Resistencia, Chaco). Vive en Ushuaia, Tierra del Fuego.


AVANTI AL PUEBLO

Siento vergüenza
por estar aquí escribiendo,
quejándome del calor del verano,
perdiendo el tiempo en escribir pavadas,
mientras nos van acallando la conciencia.
Qué hago yo, aun alzando la protesta,
si no salgo a la calle a sostenerla?…
Cómo puedo permitir, cómo podemos,
dejar que el enemigo
nos escupa en la cara impunemente,
sin que truene el escarmiento
por la ofensa…
A dónde está la heroica resistencia,
la “V” de volveremos, el puño en alto,
las manos arrojándole las piedras ?…
No solo nos roban el salario,
nos dejan sin sonido,
nos gomean…
Se dan el lujo de encarcelar el cuerpo
sin razones, ni pruebas,
de la líder del Tupac, Milagro Sala,
y nosotros no alzamos las banderas.
Siento vergüenza, lo digo una vez más
y que se entienda,
llegó el momento de ganar la calle,
cortar las rutas, reventar las plazas,
nos sobra cantidad
nos falta la conciencia.
Por todas las conquistas conseguidas,
por toda las vidas inmoladas,
llegó el momento de gritarles
¡ BASTA !!!…

Edgardo Neco Perata


16

Milagro fue la oportunidad
como un fin y un principio.
Algo que amanece para siempre
y fluye como sudor
en la frente del laburante.
Milagro fue tu voz
cuando me envolviste
con verdades, dudas
y puntos de vista.
Milagro fueron las manos
que acariciaban el título
de la universidad siempre negada.
Milagro somos todos.
Milagro son tus labios
que me buscan,
tu cuerpo que me atrapa.
Milagro fue la patria
cuando comenzó a ser patria.
Milagro sos vos, negrita,
cuando te nombro,
cuando te espero.

Alejandro Valenzuela

 


Milagro

Cada mañana y al caer la noche
el cóndor vuela por encima de la altas cumbres,
en sus plumas blancas: tu grito.
El padre sol te besa entre los cardones
Iluminados de pomposas poemas y luchas,
miles de hermanos danzamos tu bandera en mano,
los brazos en alto la vos ardiendo:
Eres libre Milagro Sala
¡Siempre lo has sido!,
una reja no detendrá tu vuelo.

postal_05.jpg500 años

Hija del sol.
Hija del sol y las montañas
ninguna reja detendrá tu vuelo.
Eres viento.
Tu voz retumba en las quebradas,
entre los cardones tu huella nos señala el camino
y tu grito guerrero nos une,
alzamos las banderas en el cielo del altiplano.
Eres Libre.
Milagro: no hay huinca que pueda detener 500 años de lucha.

Nieves Martinez


fragmentos

“¿quién soy yo, de dónde vengo,
por qué no conozco
a mi mamá?”*

el viento trajo manchas negras
que la nodriza cose
en el hogar

desde el humo surge la mentira
y a veces le da miedo
la bandera del cuchillo blanco

(por eso llora
cuando besa a un niño)
La titular de la organización ultrakirchnerista Tupac Amaru, Milagro Sala, fue detenida hoy en su casa de la capital jujeña por hacer un acampe de protesta frente a la gobernación. La policía allanó su vivienda, de la calle Gordaliza del barrio Cuyaya, pasadas las 13. Al cabo del procedimiento, ella fue trasladada a la comisaría de la mujer, confirmaron a Infobae desde su entorno.**
dormir en una carpa
en una caja frente al hospital del barrio
en la camilla de los muertos
o en la jaula del gorrión

pero dormir ella no quiere
y se levanta

“Una vez me metieron en la cárcel injustamente ocho meses, por ser pobre, porque no tenía quién me defienda. Y cuando estaba en la cárcel me puse a pensar que así como el poder era injusto conmigo, con cuántos chicos humildes también era injusto. La Justicia es justa con los que tienen plata y con los que no tienen no. Entonces me juré ahí en la cárcel que el día que saliera iba a luchar para que no hubiera más injusticia. Hoy, en la delegación de Jujuy son casi todos jóvenes, con algunas mamás. Los jóvenes son los que están poniendo el pecho y aprendiendo. Si en algún momento robaban, se drogaban o dejaban de estudiar, estos jóvenes están cambiando.”*

una caja de cartón es un milagro
cuando el aire aprieta fuerte
y es la cuna del dolor

/voy a gritar hasta llenar las copas
de leche y madres con su abrigo
que el agua teje en los telares de la luna

mi casa tendrá muchos hijos
ventanas patios con un lago azul
pintado con el barro pobre/

–¿Quiénes somos, compañeros? –grita ella.
–¡Tupac Amaru! –le contesta la multitud.
–¿Quiénes somos, compañeros? –vuelve a preguntar ella a las largas columnas embanderadas que colmaban el centro de San Salvador.
–¡Tupac Amaru! –vuelve a gritar la multitud.
–¿Qué queremos, compañeros? –sigue Milagro su rito entre los suyos.
–¡Trabajo, educación, salud! ¡Trabajo, educación, salud! –se escucha el bramido popular desde la plaza.***

¿y a quién no le da miedo la bandera del cuchillo blanco?
el pecho hundido reza:
por lo que es
por lo que nace
y luego tiene pies y manos
atados a cien mil caballos

por quienes luchan

Silvia Rodríguez Ares (Mar del Plata). Poeta. Reside en Buenos Aires. Estudió Letras en la UBA y se desempeña como docente en escuelas públicas de nivel medio.


Poema para Milagro

Apareció su rostro y rompió la escena
¿Es macho o es hembra?
-Preguntaba con sorna la culebra
Es india ; negra mal nacida de la madre tierra
-Afirmaba con rabia la hiedra.
Su canto incomodaba
A todo el que allí anidaba
Pues en cada grito que lanzaba
Hablaba de las hambreadas.
Las malezas que crecían
Tampoco le perdonaban
Que les dirigiera la palabra
Una india malograda .
Fue entonces que el veneno llego a conclusión,
Había que pensar un fin a semejante desazón.
Matarle de a poco el corazón sería solución;
que su rostro desaparezca lentamente en una prisión .
Pero las criaturas no creían que la madre tierra las escarmentaría,
No hay mal que dure una vida , si se adapta la oración; eran más lo que sabían que el odio nunca venció al amor .

Valeria Boccia. Militante popular y trabajadora del Programa de Género y Diversidad Sexual del Ministerio Público de la Defensa.


El viento y el aire

Milagro duerme
Y su mano cuelga a las orillas de la cama.
Y sus dedos rozan la tierra que entre las rejas los rayos del sol buscan las rendijas por donde devolverle la libertad.
Milagro despierta.
Un día más que perdimos,
todos los días cuando el río retrocede
las cabras buscan la altura para evitar ser arrasadas.

Así el arado del cielo sembrar Justicia,
Justicia y milagro en las calles de vuelta contra el viento y el hambre.

Martín Correa (Tafí Viejo – Tucumán). Poeta, compositor y percusionista autodidacta. En 2015 presentó su primer libro titulado 2030 presente, futuro e historias de baleros. Actualmente trabaja en una nueva publicación de poesía que se titulará Alegría.


Sepan quienes festejan

sepan quienes festejan
la prisión injusta de Milagro
que avergüenza un país que juzga genocidas
del terrorismo de Estado
que con la inercia de la memoria dormida
o intermitente
animan los monstruos que acechan
que no solamente usaban uniforme
sino que se llenaban bolsillos y aún los llenan
que la ruina del país era y es su fiesta.

sepan quienes no saben
que en la Patria Grande que no es una idea
es un proyecto
tan inconcluso y urgente
como la independencia verdadera
que también la injusticia de los jueces
encierra a inocentes
a quienes ni siquiera reconoce como muertos
en el Paraguay de la guerra infame
y que ese reclamo por la tierra
por la educación por la vida
es el reclamo que aún levantan las Madres
en la misma Plaza en Argentina
porque el hambre es un crimen
que no merecemos
que nadie merece
que ese hambre y esa injusticia
es el revés de la fiesta
de los ceos y represores
que entretienen a los que no saben o no quieren saber y festejan
con globos de colores y violencia televisada por goteo
contra su propia gente .

sepan quienes se burlan y ríen
que se sigue resistiendo
en las peores condiciones
que Milagro no está sola
y que la lucha es también por ustedes
aunque no lo reconozcan nunca o tengan miedo todavía.

Daniela Godoy. Nacida en Gualeguaychú (Entre Ríos), reside en Buenos Aires. Periodista (UNLP) y Profesora de Filosofía (FFYL, UBA). Docente e investigadora. Militante feminista, Autora del blog Calando la Piedra www.calandolapiedra.com.


LA MILAGRO

Presa.
¿Presa ella?
Sí. Privada de su libertad.
Secuestrada. Detenida.
¿Por qué ella?
Por ser montaña.
Roca.
Savia.
¿Sólo por eso?
No, no sólo.
Por ser maciza.
Dura.
Sabia.
¿Y?
Por mujer.
Por cobriza.
Por Jujeña.
No entiendo.
Se abrió el pecho
Y le dio una parte
De su corazón y alma
A cada uno de sus compañeros.
¿Los igualó?
Los igualó. Los volvió a la vida.
Los rescató de las cenizas.
Les dio obras, el buen vivir.
Pero, entonces, ¿por qué está presa?
Pues por todo eso.
Pero, lo que hizo, ¿no está bien acaso?
Pues claro.
Entonces, no entiendo.
Hay personas crueles.
¿De qué están hechas?
Corazón de paja, corazón de hielo.
Sólo la desigualdad les da un nombre propio.
Entonces, ¿qué hacemos?
¿Entre otras cosas?
Sí, en el mientras tanto.
Escribimos poemas.
¿Sólo eso?
No, no sólo.
También nos abrimos el pecho.
Viviana Carolina Ribichic (San Fernando, BA). Traductora pública de inglés/castellano y profesora de inglés. En 1994/1995, participó de una antología de poesía de mujeres profesionales de Tigre, y en 2004, participó de la antología Lenguaje de Pluma y Tinta (Córdoba). Apasionada de la literatura.


Del otro lado de las rejas,
estatuas vivientes.
Inmóviles.
Sienten. Pero sin que se note.
No se puede notar, es así su rol en este mundo.
Ríen con un buen chiste, pero sin muecas.
Lloran por penurias, pero sin lágrimas.
Miran al costado, pero solo de reojo y con disimulo.
Allí donde el silencio es el principal compañero, ellas habitan.
Lo veo desde este lado de la reja.
Soy su compañera de celda.
Ella sí se mueve.
Ríe con mueca y llora con lágrimas.
No quiero soltarla.
Soy una estatua viviente más.
Tengo una venda transparente que tapa mis ojos.
Tengo una balanza en mi mano.
De un lado puse hierro y del otro puse algodón.
Yo la traje aquí.
Y soy yo quien dirá cuando se irá.
Yo la quiero tener acá.
Me gusta estar acompañada.
Especialmente de gente que aborrece mi existencia.

Florencia García. Estudiante de Derecho y de actuación. Militante Nacional y Popular. Dos pasiones: la política y el arte.


Las cosas por su nombre

Ensucian las palabras, distorsionan su forma y el sentido.
Dicen felicidad y arrojan piedras,
hablan de la unidad y despedazan, recortan, diseccionan.
Mencionan el trabajo, siempre ajeno,
para hacerlo imposible.
Cierran nuestras ventanas y abren cuentas,
somos mercadería entre sus fauces
y ellos hienas antiguas que relamen.

Dicen “querido rey”,
insultan la memoria más reciente,
se burlan de la historia y nuestros hijos.

Ensucian las palabras, sin embargo,
no entienden el prodigio de abrazarlas,
de hacerse fuerte en ellas,
de sembrar letra a letra, nuevamente,
todo cuando destrozan a su paso.

No saben que Milagro es cada uno,
el silencio paciente,
la piedra en su zapato todavía.

Levantan sus paredes,
sus muros abismales de destierro,
y piensan que nos callan,
que nos culpan y vencen con su sombra.

La ignorancia es soberbia disfrazada de hacienda entre sus pares.
Eso arrojan al mundo,
eso tienen y quieren mientras piden,
mientras matan callando
como tanta otra vez.

Pasa el tiempo y Milagro somos muchos.
Cada día es un alma prestada en la distancia,
negándose al olvido, señalando la infamia.

Pasa el tiempo y la trampa sigue abierta.
La herida se hace eco y no acierta a rendirse
porque nada conoce de la pérdida quien palmo a palmo supo
medir el imposible y conquistarlo.
Deshacer la evidencia trascendiendo obviedades
no es hazaña común, ni bien constante.
Por eso se encarcela su apellido,
un cuerpo de mujer que nos contiene,
más allá de los moldes, las costuras, el miedo.
Su nombre nos reclama cada instante.
Solo es una mujer, murmuran quienes niegan,
deseando el olvido tan veloz y voraz que a su servicio opera.
Pero nos desconocen.
No saben qué milagro es ser Milagro.
Ni cuántos somos ella, cada día,
en todos los rincones de una historia
distinta a la que cuentan,
de una historia tan otra, tan nueva,
que ni escrita.

Milagro Sala, prójima, presente.
Y libre.

Macarena Trigo


Con los ojos de Milagro, me voy viendo

 Tu mirada jamás se posó en tu nariz ni viste el árbol que sombreaba tu cuerpo, pequeño y moreno.
Te empecinaste siempre en ver más allá, tanto que no pudiste andar mirando sola y llamaste a otros, que caminaban bajito, miraban bajito, soñaban bajito, y les enseñaste a ver con mirada de águila que se podía, que era posible vivir diferente.
Sólo así, el oprobio del Dictador marcado a fuego sobre tu Pueblo, se desvanecia en la nueva Historia que empezaron a contar los que saben que esto no sucede siempre, no.
De sus manos de barro les nacieron ladrillos, casas, hospitales, Escuelas, juegos.
Llegaron las risas y los festejos, la cabeza erguida y el pecho hinchado. Orgullo añejo, reclamaban las montañas volver a sentir la risa en el viento!
Jujuy levantó polvareda hacia el mundo, compañera.

De estirpe luchadora, dueños de la Tierra, Cóndor Canqui Tupac Amaru, bandera de lucha flameó en Alto Comedero, potente, cabeza en lucha!
Acecharon carroñeros, poderosos, llenos de odio, de miedo.
Clamaron su sinrazón al opresor y en gala de etiqueta se reunieron para atacarte, hasta encerrarte.
Como si teniendote atrapada no pudieses ser libre, Milagro.

Ellos no saben que por las noches tus ojos recorren tus caminos, que cuando amanece un niño calentito toma la leche tibiecita de su mamá tranquila, en su casita.
Ellos no saben que cuando la mirada es clara jamás el camino se cierra.
Ellos no saben que tu mirada se extendio al mundo y de mas alla de los mares y las montañas estamos reclamando tu Libertad y la de los compañeros.
Ellos no saben que tu sangre guarda la fuerza de la Pachamama, Milagro.
Y que vos, sonriendo frente al dolor, nos vas pariendo en lucha.

Klaudia Gutierrez-Miembro del Comité por la Libertad de Milagro Sala, Mar del del Plata.


postal_06.jpgViva Jujuy!

Milagro,
Una presa que desborda,
Un río incausable: Alma de pueblo.

La historia se repite, el estribillo;
La dualidad argentina.

Ahí esta Milagro, llena y vacía,
Viva y muerta, inhalando y exhalando…

Y ahí está Morales,
Con poder, pero sin autoridad.
Con venganza, pero sin Fe.

Cinco siglos iguales, y distintos.

El Carmén, Monterrico,
Las Yungas, la Quebrada,
La Puna.
El pueblerío, el Erke y la Coca;
Esperan un Milagro!

Guido Serafino


Milagro Sala

Desde Jujuy al conurbano bonaerense
Desde hace seis meses
sabemos que no hay forma de volver atrás y
se Sufre el agotamiento del pueblo
El maltrato y la desolación
Que no lo sufro sola
Se sabe que en un lugar
Ni muy lejos ni muy cerca
Se acompaña la indignación desde el encierro
Milagro compañero que no muere nunca
No hace falta, a veces
Verlo en una plaza, se siente
se emana
Sufro ver todo lo creído derrumbado,
Y es que te quieren destrozar
Nos quieren destrozar, y
Es bien sabido que eso nunca va a pasar
Resista compañera
Acá afuera el tiempo corre lento
Como allá adentro
Y se sufre, y se llora cada hora
Donde la patria se ve desdoblada
Pero nuestras cabezas seguirán erguidas
Nuestras manos se curtirán con la tierra
Nuestros ojos intentarán mirar a un sol que no concibe
Ni concibió jamás barrotes
Y ahí sabremos otra vez dónde estamos
Y a dónde vamos

Daniela Ramírez, futura profesora de Comunicación Social de Berazategui; peronista.


Milagro Libertad (Copla )

Condor que vuelas tan alto
y llevas tus alas al Sol .
De niña tu juego era hambre
tu canto tristeza y dolor.
Pero hay un fuego en tu sangre
que entibia el sueño de todos :
No hay Libertad si hay pobrezas ,
No hay libertades si hay hambre.

Hoy una jaula te guarda
Injustamente te encierra :
El poderoso no aguanta
al Pueblo feliz en su tierra .

Ya volaras nuevamente
al Inty secando tu llanto.
La voz feliz de la gente:
Al Huayra suelto tu canto .

Condor que vuelas tan alto
llevas al cielo tu voz:
No hay libertades si hay hambre,
No hay Libertad si hay dolor .

Galo Oliva 


 

Anuncios

5 comentarios sobre “Primera entrega de “Poemas a Milagro Sala”

  1. hola, ha estado todo bien, las movilizaciones, los poemas, pero hay que seguir, ya se sabe que en verano no hay revoluciòn, pero pronto tenemos que entrar en carrera de nuevo, LIBERTAD A mILAGRO SALA, PRESA INJUSTAMENTE

    Le gusta a 1 persona

  2. Amigos y amigas. Tardo el poema porque la bronca no me dejaba llegar al vuelo de los versos. Me arrastraba al pedestre recurso de pasear la indignación por las calles. Por fin mi versos se aquietaron en el papel y pude escribir el poema para Milagro. Entré a la página y sentí el abrazo a nuestra presa ilustre, amada.
    Quisiera saber si lo puedo compartir.
    Un abrazo
    Marta Ofelia Valoy ( escritora tucumana)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s